Novela negra: del siglo al minuto de oro

Vicente Álvarez, Berna González Harbour, César Pérez Gellida y Esteban Navarro, ayer en la Feria del Libro./Henar Sastre
Vicente Álvarez, Berna González Harbour, César Pérez Gellida y Esteban Navarro, ayer en la Feria del Libro. / Henar Sastre

César Pérez Gellida, Berna González Harbour y Esteban Navarro celebran una mesa redonda sobre el género dedicado al crimen

SAMUEL REGUEIRA

Los escritores César Pérez Gellida, Berna González Harbour y Esteban Navarro dialogaron ayer en el Teatro Zorrilla sobre el estado de salud de la novela negra en España, su consideración a grandes rasgos tanto para el público generalista como el incondicional, pasando por la perspectiva que de ellos tenía el canon y su creciente importancia dada la coyuntura social y política que han brindado, en los últimos años, situaciones como la crisis económica o la corrupción institucional, entre muchas otras. El acto, que adoptó el formato de mesa redonda, estuvo moderado por el escritor y colaborador de El Norte de Castilla Vicente Álvarez.

Contenidos relacionados

«Hablar de Siglo de Oro es demasiado hablar, para nosotros ha sido más un minuto de oro», ironizó en rueda de prensa previa González Harbour, para quien esta narrativa ha reflejado «el pulso entre abusador y abusado en un momento de crisis y de fin de las certidumbres», y ha conectado con «un movimiento y el espíritu de una sociedad que veía derrumbarse sus certezas».

Además de ese esfuerzo por empatizar en una época en la que exponencialmente aumentaban las desigualdades y las injusticias, la literatura negra no ha dejado, en sus palabras, de «entretenemos, divertirnos y contribuir a evadirnos».

Navarro se lamentó de que tradicionalmente se ha considerado a este género -que él prefiere ceñir, dentro de su trabajo, a la 'novela policiaca'- «de tercer o de cuarto nivel», si bien esta perspectiva a día de hoy «puede agradecerse que esté cambiando», dado que dentro de la narrativa criminal «se están ganando grandes premios literarios». Resulta, a su juicio, la justa retribución que puede hacerse a la literatura «más real que existe, la de la vida».

Pérez Gellida, por su parte, valoró que «el mundo editorial observa que bajo el paraguas de la novela negra se recoge mucho», y si bien esto va a favor del punto de venta y resulta beneficioso para el mercado, insta a que la industria cuide ese paraguas y sepa respetar al lector «distinguiendo entre 'novela negra' y 'thriller psicológico'».

El autor de 'Konets' también celebró que mujeres como Dolores Redondo tengan cada vez más hueco y referencia en «un mundo tan masculino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos