Luis Díaz Viana persigue un relato colectivo del 11-M en 'Todas nuestras víctimas'

Luis Díaz Viana, en la Fundación Segundo y Santiago Montes./A. Mingueza
Luis Díaz Viana, en la Fundación Segundo y Santiago Montes. / A. Mingueza

El antropólogo presentará su última novela este viernes a las 19:30 h. en la Casa Revilla

SAMUEL REGUEIRAValladolid

Entre catorce y quince años calcula el antropólogo y escritor Luis Díaz Viana que lleva tratando de rendir el homenaje que se merecen, en forma de novela, a 'Todas nuestras víctimas'. Es a partir del 11-M cuando empieza a trabajar, fruto también de sus reflexiones en torno a estos períodos y que, más oportuna que oportunistamente, ve la luz en un momento que el debate político vuelve sobre la Guerra Civil y las víctimas del franquismo, a partir de la exhumación de los restos del dictador.

Díaz Viana, colaborador de El Norte de Castilla, señala que ese trabajo «es el compendio de toda una época de indagaciones, colaboraciones en prensa e incluso libros de poemas» en torno a una serie de cuestiones que le ocuparon y le preocuparon durante un período concreto, y bien doloroso, de nuestra historia reciente: «La construcción de ciertas memorias colectivas y el relato de una nación se suele hacer con sangre desgraciadamente, o viene de hechos muy traumáticos».

En ese sentido, 'Todas nuestras víctimas' sitúa dentro de un mismo discurso narrativo a esas voces a conversar, huyendo de contaminaciones más o menos contemporáneas y tratando de abordar el tema desde un punto de vista personalísimo, pero también sensible y empático.

De símbolos y dueños

«En las dos ocasiones –Guerra Civil y 11-M– hemos desperdiciado la oportunidad de reconocernos en un gran relato colectivo e inclusivo», señala el profesor, para quien no pasa inadvertida la cuestión de que ambos se han cobrado víctimas atribuibles, en uno o en otro sentido, o bien a la derecha política o bien a sus considerados 'padres sociológicos' (algo de lo que Díaz Viana, con cautela, prefiere alejarse), pero que en todo caso es un colectivo habitualmente apoderado de todo símbolo identitario nacional.

Los temas que sustentan, pues, el espíritu de esta novela, ya aparecieron en 2008 en 'Narración y memoria. Anotaciones para una antropología de la catástrofe', donde se trabajaban inquietudes que ahora, bajo otros códigos, reaparecen en esta obra que bien podría calificarse de tesis y que juega con la multiplicidad de géneros y voces para conformar un gran fresco multisónico, una sinestésica metáfora o metafórica sinestesia que le sirve para recrear, a modo de ecosistema, la pluralidad retórica en un espacio acotado que bien podría ser España.

Trilogía espiritual

Confiesa Díaz Viana que 'Todas nuestras víctimas' conecta con otra obra de ficción previa, 'Los últimos paganos: Nivaria o la leyenda del fin del mundo'; una trilogía espiritual, o conceptual, que aquí reflexiona sobre la dificultad de construir un relato colectivo en el que todas las víctimas se pudieran sentir identificadas después de que en aquella se planteara los excesos de la globalización y la velocidad a la que se puede derribar un mundo que se ha construido durante muchísimo tiempo. La constante del territorio emerge pese a la disparidad de estilos y formatos entre ambas obras, que abrazarán a la tercera pata de su saga –la segunda, atendiendo a la cronología histórica–, en una obra aún inédita ambientada en el Nuevo Mundo a finales del siglo XVIII y que abordaría las problemáticas de la fidelización y la cultura.

Mientras tanto, cabe ir disfrutando esta novela. «No las escribo para entretenerse o para leerlas en el metro, quiero que cada página deje al lector pensando, vibrando». La tesis se conjuga así con un sentido de lo artístico y lo estético que, asegura el antropólogo, se ha esforzado por que le oculte las orejas al 'lobo profesoral': «Quiero ir en línea recta al corazón». Tratando de mantener el tono, y trabajando mucho la estructura para que el relato camine solo, rehumaniza el autor a los muertos al darles la voz que la interrupción de la vida les ha silenciado, y cincela a los vivos como paradigmas, si bien sorteando los estereotipos en los que podrían caer como representación de grandes figuras colectivas: «La novela se construye desfigurando fragmentos de realidad hasta que consigues configurar un tipo de verdad», afirma.

Luis Díaz Viana presenta su novela este viernes, a las 19:30h, en la Casa Revilla.