Javier Calvo retrata la «luminosa y romántica» adolescencia

Javier Calvo./
Javier Calvo.

El escritor presenta a dos personajes jóvenes entre la cordura y la locura en su nueva novela, 'Piel de plata'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

La adolescencia es una etapa «luminosa y romántica», cree Javier Calvo (Barcelona, 1973), y así la retrata el escritor en su nueva novela, 'Piel de plata' (Seix Barral), de la mano de dos personajes, Pol y Bronwyn, incomprendidos y brillantes que tratan de escapar de las ataduras a las que la sociedad quiere someterlos.

'Piel de plata' es una novela de iniciación «a mi pesar», dice Calvo, que recoge con distancia las comparaciones con 'El guardián entre el centeno' y explica que la obra nace «del deseo de reescribir 'El ciclo de Bronwyn', de Juan Eduardo Cirlot». Inspirada también por los libros de Michael Moorcock, un extravagante escritor británico de ciencia ficción, 'Piel de plata' se libera de ataduras en la idea de retratar «esos espacios mentales de la adolescencia, muy literarios, que se crean antes de que la vida te meta en vereda».

«Los adolescentes piensan que lo más importante de la vida ocurre a los 14 años», dice Calvo, que ha escrito un libro «no sobre jóvenes que van por el mal camino, sino sobre la luminosidad de esa edad» . El protagonista de la novela, Pol, es un letraherido que ha sufrido acoso escolar, tiene una madre ausente y acaba en la consulta del psiquiatra, donde conoce a Bronwyn, una chica brillante de la que se enamora sin remedio. Juntos por las calles de Barcelona, recorren la cordura y la locura de una edad irrepetible, que a veces se mitifica en exceso, pero que es «un momento vital de pasión». «También la locura es un espacio de libertad, la posibilidad de tener una realidad paralela y de no ser como los demás, de resistirse a la normalidad», afirma el autor.

'Piel de plata' se mueve en un registro de drama y de humor a la vez, un choque que se aprecia claramente en las escenas en que Pol visita a su psiquiatra. «Gran parte del humor reside en el hecho de usar la voz de un adolescente tan pedante como Pol», bromea Calvo, que siente «una gran ternura y empatía hacia sus personajes», a los que trata de dignificar aunque se las tengan que ver en situaciones ridículas.

Además de escritor, Javier Calvo es uno de los mejores traductores del inglés al español. Por sus manos han pasado las páginas de David Foster Wallace, J. M. Coetzee, Don DeLillo, Joan Didion y Salman Rushdie, entre otros muchos. «Ser bilingüe ha influido en mi obra porque me ha permitido acceder directamente a la mejor literatura anglosajona», señala. Antes que 'Piel de plata', Calvo ha publicado 'Mundo maravilloso' (finalista del Premio Fundación Lara en 2008), 'Corona de flores' (Premio Memorial Silverio Cañada), 'El jardín colgante' o el ensayo 'El fantasma en el libro'.