Un crítico literario llamado Edgar Allan Poe

Un crítico literario llamado Edgar Allan Poe

El volumen 'Ensayos completos', prologado por Fernando Iwasaki, recoge las reseñas publicadas en la época por el autor de 'El gato negro'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

El rey de los cuentos de terror fue también un crítico literario mordaz que no siguió modas ni se plegó a los gustos de su época, un joven plumilla que repartía elogios y estopa según sus propios gustos. Edgar Allan Poe (Boston, 1809-Baltimore, 1849), que publicó sus reseñas literarias en los periódicos, no tuvo problemas en enfrentarse a los escritores más consagrados, como por ejemplo, Frederick Marryat, y a la vez, descubrir a jóvenes talentos como Charles Dickens, que tenía casi su misma edad. «Lo cómodo para Poe hubiera sido leer a los autores consagrados, pero él buscaba gente joven, de alrededor de 30 años», resume el autor peruano Fernando Iwasaki, que prologa la edición del nuevo libro 'Ensayos completos', una recopilación de textos de Poe que ahora publica Páginas de Espuma.

'Ensayos completos' es la continuación del exitoso volumen 'Cuentos completos', que lanzó hace diez años la misma editorial y que logró hacer más visible en España al escritor estadounidense, una inspiración para decenas de escritores que llegaron después de él. Iwasaki cita a Cortázar, a Borges, a Chesterton, a Conan Doyle, a Carlos Fuentes, a Mario Vargas Llosa o a él mismo como discípulos de Poe, «un escritor de referencia».

En su papel de crítico literario, el que destaca en estos 'Ensayos completos', el autor de 'El gato negro' muestra la «arbitrariedad» de sus gustos. «El lector de los ensayos disfrutará por la mala leche que descubrirá en Poe», subraya Iwasaki. Pero además, los seguidores del escritor norteamericano hallarán en este libro el poso que luego impregnará el resto de su obra. «Poe reseña libros de leyendas populares, de fantasmas, de medicina... Y luego publica cuentos con estas temáticas. Poe se nutría de lo que leía», subraya Iwasaki.

En su opinión, Poe está en el origen de todos los tipos de cuentos de misterio: la primera casa embrujada fue suya, los monstruos, las patologías del cuerpo, los animales como criaturas sobrenaturales, las mujeres fatales, a las que actualiza desde las tragedias griegas. «Sin Poe no hubiera existido Drácula. Es el padre de todas las expresiones del cine de terror», agrega.

A juicio del escritor peruano, Poe es también el creador de un género en sí mismo, el policiaco. «Le da una vuelta a la novela de misterio y consigue que el lector reciba más en las tramas», dice Iwasaki, un admirador confeso de Poe que conoce su vida al dedillo. «Tenía conductas extrañas desde el colegio. Se enamoró de la madre de un amigo suyo y entró en una fuerte depresión cuando ella murió a los 31 años. Además, entre sus contemporáneos norteamericanos, su escritura no era demasiado apreciada: muchos lo acusaban de blasfemo. En Estados Unidos casi se avergonzaban de él y por eso quizá tuvo más éxito en Europa, donde los lectores eran más librepensadores. Los románticos leían a Poe con gran placer», destaca.

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos