Elena Santiago vuelve a la literatura con 'Mat y Pat, vuelo de niños'

Ilustración de Ángeles Peinador. /El Norte
Ilustración de Ángeles Peinador. / El Norte

La escritora leonesa cuenta el mundo en 37 poemas a dos de sus nietos, protagonistas de sus versos

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Los niños, sus niños cercanos, han sido el estímulo que ha devuelto a Elena Santiago a las librerías, a hacer pública su escritura. La novelista leonesa publica 'Mat y Pat, vuelo de niños', un poemario dedicado a sus nietos pequeños y una invitación para cualquier lector que tenga chavales cerca. La naturaleza, el juego, el descubrimiento o los miedos se suceden en estos poemas ilustrados por Ángeles Peinador y editados por Eolas.

Elena Santiago subraya la infancia como tiempo de libertad y de aprecio por lo pequeño, lo inmediato, desde el mirlo al caballo de cartón, del «bisbiseo de la peonza» a la música del río Órbigo, ese que la vio nacer y del que gozan sus descendientes. Animales y bosques enmarcan ese tiempo vacacional que permite la reunión con los abuelos, los paseos en bici, las preguntas tan ingenuas como hondas sobre si los pájaros se ríen o si hay hombres castigados. Mat y Pat quieren ser relojes para poder manejar el tiempo, «maravilloso que siempre sea verano». Porque los niños todo lo pueden, hasta regalar alas a su caballo cojo, nos dice Elena. Sonidos perdidos del mundo rural también orillado aunque permita escuchar cómo «el silencio gotea agua».

Juega con los personajes clásicos, con Caperucita y el lobo, que también puede ser un perro querido; con los peces con bigotes que encuentran en un mar sin tiburones; con brujas y ogros.

Elena Santiago habla de ángeles, esos que nos acompañan, que son la voz de los ausentes. «Compartir es una palabra que baja el ángel de la guarda cada día», dice. Pero también deja avisos para navegantes, no todo es idílico ni siquiera en la infancia. Así la escritora dedica un poema a «las personas torcidas». No es difícil imaginar a Mateo y Pablo preguntando a su abuela y a Elena Santiago, premio Castilla y León de las Letras, dando forma de poemas a las respuestas con las que salva la situación.

Temas

Libro