Delibes y Sabonis, puntos cardinales de una ciudad

El escritor Daneil Monedero. /O. Monedero
El escritor Daneil Monedero. / O. Monedero

El guionista Daniel Monedero recrea el Valladolid de su adolescencia en el libro colectivo 'La errabunda'

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Seis lugares de España contados por otros tantos escritores conforman 'La errabunda, primer tratado ibérico de deambulología' que presentan hoy en Madrid convocados por Lindo&Espinosa, el sello editorial que lo lanza. Daniel Monedero abre el volumen con 'Pájaros y pívots', un paseo por el Valladolid de su adolescencia.

Guionista de series de televisión, en expansión por plataformas varias y con dos picas en el cine, Monedero dejó Valladolid hace años para instalarse en Madrid. «Mi mirada sobre la ciudad es la de quien ha vivido su infancia y juventud, en los ochenta y el inicio de los noventa, es literaria y mezcla la realidad con la ficción. Está marcada por el asombro de la adolescencia», cuenta el autor de 'Manual de jardinería (para gente sin jardín)'.

Y aquel adolescente, ahora padre, ofrece una visita guiada a su Valladolid, hecho de héroes y de recuerdos de su barrio, Pajarillos; de sueños medio solidificados en realidad, medio compartidos con la estatua de Rosa Chacel; de lugares que coinciden con la prescripción turística y de rincones personales. Entre los héroes, uno de la literatura, Miguel Delibes, y otros del deporte, Arvydas Sabonis. «Uno era una persona muy ligada a su ciudad y su tierra, permaneció en ella toda la vida. El otro era un inmigrante desarraigado, el primer jugador de la antigua URSS que salió fuera». Con ambos se encontró, a ambos les pidió un autógrafo en el libro que leía. El autor de 'El camino' firmó en uno de Kerouac, el pívot; en uno de Emily Dickinson. Eso sostiene el Daniel literario, solo él conoce el trecho que hay entre la realidad que fue y el deseo que le llevó a escribir esta versión.

Daniel Monedero fue un niño de Pajarillos que, en la época de yonquis y otras lindezas, descubrió la biblioteca municipal, junto al Mercado Central. «Casi siempre había alguna ventana abierta por la que se colaban los olores del mercado.Allí además de a leer, uno iba a oler...Ahora solo puedo oler la realidad dentro de la ficción», escribe. «Cruzar la vía era cruzar una frontera entre la zona noble de la ciudad y los barrios más humildes. Quería hablar de mi barrio, creo que habitualmente no se cuenta Valladolid desde ese punto de vista», explica el lector de Stevenson con olor a pescado o de Leonard Cohen al aroma de manzanas golden.

Grafitis de túnel

Admirador de Georges Perec, Monedero gusta de contar «lo 'infraordinario' de mi ciudad, no el Valladolid de los grandes acontecimientos históricos sino el de los detalles, el de las pequeñas cosas». Quien se enamoró en la cola de una película de Seminci y al cabo de la misma recibió calabazas en forma de «ya no eres la clase de chico que me gustaba hace dos horas», quien ordenaba sus pájaros para llegar a ser escritor, fue iluminado por Delibes quien le aclaró que «escribir es como cazar. Pero pájaros invisibles». Y como venía de su héroe, lo apuntó en este cuento pucelano con grafitis de túnel –«OTAN NO», «Mili kk», «Te querré hasta los lunes por la mañana»– y con recuento de las ciudades que Valladolid quiere ser –cines Manhattan, medias Kyoto, hotel Roma, café Berlín...–.

Monedero ha dejado volar a sus pájaros en guiones de series como 'Siete vidas' o 'Aída'. Ha terminado los de 'Vivir sin permiso', una serie de Tele 5, aún sin estrenar, el de otra para Amazon y el guion de la película 'Perdiendo el este', ya rodada y que llegará a la gran pantalla en 2019. 'La errabunda' parte de Valladolid camino de San Sebastián, revisitada por Sabina Urraca en 'Que mato al que la haga daño'. De allí hacia el Oeste, hasta la Asturias de Miguel Barrero en 'Tránsito de las ballenas', vuelta por tierra hacia la Cataluña de Jordi Corominas ('Al conocimiento por el espacio'), regreso a Euskadi, el Llodio de Txani Rodríguez ('La lluvia cae hacia arriba') para terminar en la Zaragoza de Sergio del Molino, 'La ciudad de los manuscrito encontrados'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos