«Nos han vendido el turismo como solución del medio rural y se han olvidado del sector primario»

Luis Díaz Viana, Chema Cillero, Fernando Manero y Sergio del Molino, antes de iniciar la mesa redonda en el Teatro Zorrilla. /
Luis Díaz Viana, Chema Cillero, Fernando Manero y Sergio del Molino, antes de iniciar la mesa redonda en el Teatro Zorrilla.

El escritor Sergio del Molino, autor de 'La España vacía', critica las políticas llevadas a cabo para evitar la despoblación y aporta como dato que el punto de no retorno se sitúa en 20 habitantes por kilómetro cuadrado cuando Castilla y León está en los 27

EL NORTEvalladolid

La despoblación de muchas zonas rurales es irreversible a juicio de los expertos reunidos en torno a la mesa redonda Un mundo que se despuebla ¿cómo analizarlo? ¿qué hacer? desarrollada en la 50 Feria del Libro de Valladolid. "Más que una tragedia es un drama sostenido en el tiempo para la gente que la sufre y en mucha zonas la población ya no es recuperable", aseguró en sus intervenciones Sergio del Molino, autor de La España vacía, que junto al antropólogo y escritor Luis Díaz Viana y el catedrático de Geografía Humana, Fernando Manero, participaron en el debate moderado por el periodista Chema Cillero, jefe de la sección de Cultura de El Norte de Castilla.

Manero coincidió en la irreversibilidad del problema de la despoblación. "Desde el punto de vista estratégico, la situación es francamente complicada", aseguró el catedrático de Geografía Humana, quien detalló que los estudios académicos fijan el punto de no retorno por debajo de los 15 ó 20 habitantes por kilómetro cuadrado, y en el caso de la provincia de Soria esa cifra está en los nueve; y 27 en Castilla y León.

Una de las consecuencias de la pérdida de habitantes es que las personas que viven en zonas despobladas se sienten "ciudadanos de segunda", apuntó Del Molino, pero como son pocos por esta misma dinámica, su problema se silencia. "Se trata de una tragedia de intensidad muy reducida porque afecta a poca gente y por lo cual pasa inadvertida", dijo. En este sentido expresó la necesidad de poner el foco sobre él.

Tanto Manero como Díaz Viana elogiaron la virtud del ensayo de Sergio del Molino de haber colocado con su éxito el problema en la agenda social, aunque para algunas zonas sea demasiado tarde. "Hay constancia estadística desde hace mucho tiempo. Desde los años 60 se ha producido un vaciamiento y ha habido que esperar hasta ahora para tomar constancia del problema", lamentó el catedrático.

Por su parte, el antropólogo Luis Díaz Viana cree que la situación actual de abandono del medio rural viene de mucho tiempo atrás debido al discurso que "durante siglos han abrazado las elites de España de que el progreso eran las ciudades" y la gente que optaba por quedarse en los pueblos arrastró el estigma de no querer abrazar los avances sociales.

Fernando Manero cree que la pervivencia del medio rural pasa por reforzar los núcleos intermedios, por encima de 5.000 habitantes, mientras que los pueblos menores de 2.000 vecinos "están abocados a la extinción, no a la desaparición" porque cree que su futuro pasará por el uso ocasional para disfrute y ocio.

Sergio del Molino criticó las políticas de prometer que el futuro para el medio rural pasaba por el turismo. "Nos han contado el cuento de la lechera de que era posible la reversión con proyecto ligados al turismo y se ha olvidado el sector primario", lamentó y aseguró que antes de pensar en llevar más población se tiene que tratar de fijar la que hay.