Loco de contento

'Loca de contenta' es un uso incorrecto del español desde el punto de vista normativo. Hay que decir 'loca de contento'

Loco de contento
G. Aita-Fotolia
María Ángeles Sastre
MARÍA ÁNGELES SASTREValladolid

l adjetivo 'loco, -ca' se usa para hacer referencia a una persona que tiene alterado el juicio o la capacidad de razonar, pero también se usa en sentido figurado con intención ponderativa, es decir, cuando se quiere exagerar sin existir tal locura en la persona a la que nos referimos. Este último sentido es el que subyace en expresiones como '¿Estudiar Medicina ahora, a tu edad? ¿Pero tú estás loco?'.

También se usa, igualmente con intención ponderativa, en combinación con algunas preposiciones. Por ejemplo, con la preposición 'con', para referirse a una persona muy contenta o muy feliz; incluso puede aparecer precedido de 'como' (una especie de atenuador), como en 'Están (como) locos con el bebé' o en 'Está (como) loca con el nuevo ordenador'.

Con la preposición 'por' significa que la persona siente un amor o una pasión extraordinarios por alguien o por algo (locos por los viajes; loco por su mujer; loca por los zapatos; locas por las matemáticas). Evidentemente, nadie piensa en estos últimos ejemplos en significados literales del tipo 'están locos por culpa de los viajes', 'está loco por culpa de su mujer', 'está loca por culpa de los bolsos' o 'están locas por culpa de las matemáticas', interpretando que los viajes, la mujer, los bolsos o las matemáticas son la causa de la locura.

En combinación con la preposición 'de' se usa para referirse a una persona pasajeramente incapaz de razonar o de actuar con normalidad a causa de algo que la altera. Con este significado podemos decir de alguien que está loco de dolor, loco de pena, loco de alegría, loco de felicidad, loco de satisfacción, loco de contento, etcétera. Si se dan cuenta, solo pueden aparecer sustantivos seguidos de la preposición 'de' y no adjetivos ni verbos. Y más todavía: no todos los sustantivos son susceptibles de aparecer aquí sino solo los que hacen referencia a sentimientos o estados afectivos del ánimo, tanto positivos como negativos. Los más frecuentes son el dolor, la pena, la alegría, la felicidad, la satisfacción y el contento.

No encajan en este último apartado ejemplos como 'loco de remate' y 'loco de atar' porque 'remate' es un sustantivo que nada tiene que ver con estados afectivos y 'atar' es un verbo. En 'loco de remate' la expresión 'de remate' intensifica la expresividad de ciertas voces despectivas a las que sigue; y 'loco de atar' funciona como una expresión, registrada en el diccionario, para referirse a una persona que en sus acciones procede como una persona loca.

Podríamos decir de un varón que ante la llegada de su primer hijo está loco de contento, pero ¿podríamos decir de una mujer en las mismas circunstancias que está 'loca de contenta'? 55.300 resultados en Google donde aparece la expresión 'loca de contenta' y 6.250 donde aparece 'locas de contentas', frente a 21.400 donde aparece 'loca de contento' y 13.000 de 'locas de contento' parece que avalan un amplísimo uso de 'contenta' como adjetivo femenino. Y lo mismo ocurre con 'locos de contentos', con 28.600 resultados en Google.

Pero recuerden que 'contento' en este tipo de expresiones no funciona como adjetivo sino como sustantivo y es de género masculino. Por lo tanto, 'loca de contenta' es un uso incorrecto del español desde el punto de vista normativo. Hay que decir 'loca de contento', 'locas de contento' y 'locos de contento'.

Sería muy interesante estudiar, dado el elevado número de apariciones con las formas concordadas, el grado de aceptación que tienen estas variantes incorrectas entre los hablantes. Sin ánimo de exhaustividad, he realizado una pequeña encuesta a cien personas de la mitad norte peninsular, hablantes de español y prototipos de hablantes cultos. Los resultados arrojan una amplísima aceptación de las formas concordadas, lo que equivale a pensar que consideran que en esta construcción 'contento' es un adjetivo y no un sustantivo y por eso establecen la concordancia correspondiente. Y más todavía: que las expresiones 'loca de contento', 'locas de contento' y 'locos de contento' les suenan fatal (a ellos y a ellas), lo que me da pie para interpretar que la concordancia con las formas flexionadas está muy bien vista, aunque sea incorrecta desde el punto de vista normativo. Un ejemplo de desacuerdo entre los usos y las normas.