«Dar conciertos de forma continua me mantiene viva»

La cantante Judy Collins, en una de las imágenes más célebres de su carrera, que fue usada para el álbum navideño de 2014. /
La cantante Judy Collins, en una de las imágenes más célebres de su carrera, que fue usada para el álbum navideño de 2014.

La cantante asegura que está «deseando» grabar un nuevo álbum: «Tengo muchas canciones a las que necesito dar salida»

JOSEBA MARTÍN

:: j. M.

El contestador automático de la artista neoyorquina recibe al interlocutor con un fragmento de canción a capella y el posterior saludo. Con una agenda muy ocupada, siempre encuentra un hueco para responder a las numerosas solicitudes de entrevista, más ahora, que acaba de cumplir 80 años en plena actividad.

– Grabó usted grandes canciones antes de que lo hicieran sus autores, como 'Suzanne' de Leonard Cohen, 'Both sides now' de Joni Mitchell, 'Early morning rain' de Gordon Lightfoot o 'Who knows where the time goes' de Sandy Denny. ¿Lo considera un talento especial?

– Supongo que sí, de alguna manera fui capaz de encontrar aquellas canciones y comprender que eran para mí; me imagino que es algo que viene de Dios o de cualquiera de los espíritus que me dieron este talento.

– De todas ellas, la canción de Sandy Denny es, seguramente, la que tiene mayor vigencia. De hecho, la cantante afroamericana Lizz Wright la incluía en su reciente concierto en Bilbao. ¿Recuerda cuándo la escuchó por primera vez?

– Fue en 1968, mientras grababa un disco para el sello Elektra, el octavo que hacía para ellos. Stephen Stills era miembro de la banda y estábamos terminando el trabajo cuando llegó alguien montado en una moto, se bajó de un salto, entró corriendo en el estudio y lanzó una cinta a la mesa de mi productor; luego me dijo: «Tienes que grabar esto, es una nueva canción de Sandy Denny». La escuchamos y me dije: «Oh, Dios mío, tengo que grabarla», y, por supuesto, la grabamos. Yo sabía que Sandy estaba entonces en Fairport Convention. Después de ello nos hicimos buenas amigas y pasamos algunos ratos juntas, tanto en Nueva York como en Londres.

– Su primer gran éxito llegó en 1968 con 'Both sides now', compuesta por Joni Mitchell. ¿Cómo supo de la canción?

– La primera vez la escuché por teléfono, una noche de primavera de 1967. Joni era una cantante canadiense que se solía juntar en un club de Nueva York con Al Kooper y Blood, Sweat & Tears. Al ya sabía cómo trabajaba yo con canciones de otros artistas, así que le dijo: «Vamos a llamar a Judy ahora mismo, se la vas a cantar y ella la va a grabar». Y así fue.

– Tras los recientes conciertos en Europa, ya tiene por delante una apretada agenda en EEUU y Canadá. ¿Cuál es el secreto para mantenerse en la carretera?

– Lo primero es que me encanta, lo adoro, es como me gano la vida y lo hago con la esperanza de mejorar día a día. Es algo que me inspira y me ayuda a aprender nuevas canciones. Me mantiene viva.

– Siempre ha sido una activista social y política, desde la época de los derechos civiles y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam. ¿Cómo ve el futuro de su país con Trump?

– No tengo ni idea, lo hago lo mejor que puedo (risas). Espero votar por la persona adecuada y poder ver los cambios que están por llegar.

– ¿Sigue con el proyecto de componer una nueva canción cada 90 días?

– Sí, intento componer canciones todo el tiempo, así que estoy tratando de escribir todo lo que puedo a diario con ese objetivo; algunas veces eso es lo que ocurre.

– Nació usted el 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. ¿Le ha servido este hecho de inspiración en algún momento?

– Sí, por supuesto. Hay una canción, 'Bread & roses', que me gusta mucho y que canto, de vez en cuando, con la melodía que escribió el cantautor Mimi Fariña en 1974. El poema fue escrito en 1911 por James Oppenheim y su lema, 'Pan para todos, y rosas también', fue utilizado meses después por las trabajadores de la industria textil de Lawrence (Massachusetts) en una huelga de varios meses donde consiguieron condiciones más dignas y mejores sueldos. No estoy segura de que ese mensaje sea para nosotros, tengo que pensar en ello. En cualquier caso, es una canción bella y poderosa. Y, por supuesto, siempre me han inspirado las composiciones de Woody Guthrie y Pete Seeger sobre los sindicatos y los trabajadores, sobre sus vidas, es algo en lo que tenemos que pensar.

– El año pasado publicó un disco junto a Stephen Stills. Todo indica que fueron momentos muy divertidos. ¿Qué recuerdos le han quedado de esa reunión?

– El trabajo que hemos hecho juntos ha sido maravilloso, 115 conciertos en año medio, entre 2017 y 2018. Probablemente volvamos a actuar juntos en 2020. De momento, estoy trabajando en un nuevo disco con un grupo de 'bluegrass' de Carolina del Norte llamado Chatham County Line. Estoy deseando grabar un álbum nuevo con mis propias canciones. Seguramente comenzaremos a grabar este mes para publicarlo en noviembre. Tengo un montón de composiciones a las que necesito dar salida en esa nueva grabación.

– Prácticamente, todos sus conciertos terminan con las entradas agotadas. ¿Qué siente al respecto?

– Es una sensación muy excitante: llevo haciendo esto desde hace 60 años y finalmente la gente se da por aludida (risas).