San Isidoro muestra sus secretos

Los trabajos de rehabilitación del nuevo museo de la Colegiata sacan a la luz dos moldes de fundición de campanas y restos tardorromanos y medievales | Este tipo de estructuras son relativamente infrecuentes en arqueología

Restos de los hornos de fundición de campanas.
S. FERNÁDEZLeón

La Fundación Montemadrid y el Cabildo de la Colegiata de San Isidoro de León presentaron los dos hornos de fundición de campanas, recientemente encontrados durante las obras de rehabilitación del nuevo museo de la Real Colegiata de San Isidoro.

Estos hallazgos, de datación aún imprecisa, entre la Baja Edad Media y principios de la Moderna, «enriquecen la memoria arqueológica que conservamos y nos acerca a las actividades productivas del pasado», comentó Gabriel Morate, responsable de patrimonio de la Fundación Montemadrid.

Ambas estructuras están compuestas por el foso y el molde de la campana y, como rareza tipológica, muestran un tiro o chimenea en la parte posterior a la entrada de combustible cuya función sería introducir el aire caliente para el recocido del molde. «Hemos conseguido hacer un trabajo interesante; San Isidoro conserva la campana más antigua de España y un gran campanario, por lo que la aparición de estos restos se integran muy bien en el fututo museo» explicó Fernando Muñoz, arqueólogo a cargo de la intervención.

Estos hallazgos serán integrados en el vestíbulo de acceso al nuevo edificio, pero «sólo se va a mostrar al público uno de ellos por una cuestión de espacio, pero el que no se va a ver estará igualmente protegido y documentado», adelantó Muñoz.

El acto además contó con la intervención del director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Gumersindo Bueno y del abad de la Colegiata de San Isidoro, Francisco Rodríguez Llamazares.

Sin retrasos

Las obras, que previsiblemente culminaran el próximo verano, ya han pasado su momento más crítico al dejar atrás las fases de demolición que no han afectado al Panteón ni a la recientemente restaurada Cámara de Doña Sancha, siendo este proyecto muy respetuoso al estar totalmente motorizados para prevenir cualquier riesgo. «En la medida en que el proyecto era muy respetuoso con las fábricas antiguas, se optó por seguir el sistema de la arqueología preventiva», comentó Gabriel Morate, responsable de Patrimonio de la Fundación.

Ampliar el espacio

Este proyecto, cuyo presupuesto total asciende a 2.600.000 euros, son fruto del convenio que mantienen la Fundación Montemadrid y el Cabildo de San Isidoo, de los cuales la Fundación aporta 2.000.000 euros y por su parte el Cabildo 600.00€.

Las obras sirven para ampliar el espacio expositivo de 1. 200 metros cuadrados a 3.200 metros cuadrados y se podrán visitar nuevos enclaves como la escalera Prional, magnífica obra de arquitectura renacentista; el adarve de la muralla o las galerías altas del claustro procesional, además de piezas de incalculable valor no expuestas actualmente como el Pendón de San Isidoro o el ajuar funerario de la infanta doña María.

Estos nuevos hallazgos no han entorpecido la duración de las obras, cuya finalización continúa fijada para el verano del próximo año.

Temas

León