Hispania Nostra saca de la Lista Roja al monasterio burgalés de Santa María de Rioseco

Parte del monasterio de Santa María de Rioseco que está siendo restaurada por Salvemos Rioseco./
Parte del monasterio de Santa María de Rioseco que está siendo restaurada por Salvemos Rioseco.

El cenobio está siendo restaurado desde 2008 a través de un millar de voluntarios, campañas de micromecenazgo y una activa agenda cultural

JESÚS BOMBÍNValladolid

El monasterio cisterciense de Santa María de Rioseco, asentado desde 1236 en el valle burgalés de Manzanedo, ha logrado salvarse del estado de ruina y abandono en el que se hallaba sumido desde el siglo XIX gracias a la iniciativa y la implicación del colectivo Salvemos Rioseco. Un millar de ciudadanos de los pueblos del entorno se han implicado desde 2008 en la recuperación del cenobio a través de campañas de micromecenazgo y de una agenda cultural repleta de actividades que han conseguido que la población se identifique y se vuelque con el monumento.

Este logro se ve ahora certificado por la asociación Hispania Nostra, que elabora una Lista Roja con la que da la la voz de alerta a fin de proteger el patrimonio natural y cultural que se encuentra en estado de abandono y peligro en toda España. El monasterio levantado en el siglo XIII y abandonado en el primer tercio del siglo XIX había sido incluido por Hispania Nostra en la Lista Roja de la que ahora su comité científico ha decidido retirarlo. «Aunque el monasterio necesita todavía intervenciones importantes, lo importante es que hay un grupo de gente alrededor de él que se ocupa de limpiarlo, recuperarlo y explicarlo», explica Víctor Antona, de Hispania Nostra. «Es muy positivo que se haya despertado el interés de la población y que estén vigilantes ante todo todo aquello que le pueda ocurrir a este edificio».

Para Antona abandonar el listado que señala a los edificios históricos en riesgo de desaparición supone todo «un espaldarazo a la labor que se está realizando entre todos; en este caso concreto hay una asociación y mucha gente que se moviliza y se mueve para salvaguardar su integridad y convertirlo en un icono cultural en la zona».

Un grupo de vecinos trabaja en la recuperación del cenobio burgalés.
Un grupo de vecinos trabaja en la recuperación del cenobio burgalés.

El monasterio de Santa María de Rioseco pasa ahora a la Lista Verde en la que se incluye «el patrimonio que entendemos que, a pesar de no estar restaurado en su totalidad, sus condiciones han cambiado y su integridad no corre el peligro que llevó a dar la alerta».

Desde Salvemos Rioseco su portavoz, Esther López, se congratula de que la labor que llevan relizando desde hace diez años se haya visto refrendada por la entidad Hispania Nostra. «Estamos muy contentos de que se reconozca el esfuerzo y la ilusión que ha puesto tanta gente en torno a la resurrección de este lugar», afirma.

Una de las últimas actuaciones de Salvemos Rioseco ha sido la recaudación de 46.213 euros mediante una campaña de mircomecenazgo, una cantidad que se destinará a la restauración de la cilla del complejo monástico.

Desde la Junta de Castilla y León se ha apoyado con 260.000 euros en tres anualidades varias intervenciones de recuperación de un edificio que va a ser declarado Bien de Interés Cultural. «El de Rioseco es un caso que sirve como ejemplo para la sociedad, con gente que vive en el entorno y busca un futuro mejor para el monumento y una administración que, visto ese movimiento social aglutinado para rescatarlo de la ruina, decide apoyarlo», comenta Víctor Antona.

 

Fotos

Vídeos