La II edición del Proyecto Ibérico Orquestal integra a personas con discapacidad

Representantes institucionales, acompañados de músicos del Proyecto Ibérico Orquestal y discapacitados de la Fundación Persona. /Ruben Cacho-ICAL
Representantes institucionales, acompañados de músicos del Proyecto Ibérico Orquestal y discapacitados de la Fundación Persona. / Ruben Cacho-ICAL

El proyecto, que aúna música y baile, reúne a 33 jóvenes que deben aprender a tocar de memoria y en movimiento

ADOLFO PÉREZ VEGAValladolid

El Proyecto Ibérico Orquestal, una iniciativa que une a jóvenes músicos de España y Portugal, ha realizado, en la mañana de hoy en el Centro Cultural Miguel Delibes, un taller de movimientos de baile con discapacitados de la Fundación Persona, al que ha acudido Mar Sancho, directora general de políticas culturales de la Junta de Castilla y León, además de otros representantes institucionales.

La agrupación musical, compuesta por 33 jóvenes, 12 músicos de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) y el director murciano Alejandro Garrido, busca dar una formación completa y de alto nivel a sus jóvenes participantes, con el objetivo de prepararles de cara al mercado laboral musical.

En el ensayo previo al taller, los miembros del Proyecto Ibérico Orquestal han mostrado sus dotes como músicos y como atletas, prácticamente; ya que al esfuerzo que mental que supone tocar un instrumento se suma que la joven orquesta debe moverse por el escenario mientras toca de memoria la 5ª Sinfonía de Beethoven

Los jóvenes y músicos del Proyecto Ibérico Orquestal, durante el ensayo.
Los jóvenes y músicos del Proyecto Ibérico Orquestal, durante el ensayo. / ICAL

El taller era de movimientos, cercanos a la danza moderna, porque en la orquesta también participan tres bailarines, los cuales complementan la actuación músical. En el taller han participado el director de la orquesta, Alejandro Garrido, y una de las bailarinas, Maddi Fuente.

Consistía en que los asistentes de la Fundación Persona debían colocarse en círculo e imitar los movimientos de la bailarina, en un ejercicio de coordinación corporal y calentamiento físico. Tras esto, los músicos hicieron su aparición tocando sus instrumentos y el taller acabó entre los aplausos de los asistentes y las últimas notas de los violines.

 

Fotos

Vídeos