Las discográficas también plantan a la SGAE

Fotografía facilitada por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de su presidenta Pilar Jurado. /
Fotografía facilitada por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de su presidenta Pilar Jurado.

Las editoriales multinacionales, como el Ministerio de Cultura, rechazan participar en la mesa de diálogo promovida por Pilar Jurado

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Tercer 'no' que recibe la presidenta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Pilar Jurado, en una semana. El último llegó este jueves, cuando los representantes de las editoriales multinacionales discográficas rechazaron participar en la mesa de diálogo planteada por Jurado para intentar desbloquear la situación que ha llevado a la entidad al borde de la intervención después de que los socios –primer no– rechazaron modificar los estatutos de la entidad. La segunda negativa corrió a cargo del Ministerio de Cultura, que rechazó el miércoles la propuesta de la mesa. El departamento de José Guirao considera que no podía ser «juez y parte» en este conflicto.

El pasado martes, Jurado había invitado por carta a esa mesa de diálogo a Juan Ignacio Alonso, en representación de Sony/ATV y Santiago Menéndez Pidal, en representación de Warner Chapel, ambos miembros de la Organización Profesional de Editores de Música (OPEM); y a Nuria Rodríguez, como representante de Atresmedia. Solo está última «mostró su total disponibilidad a colaborar en el desbloqueo de la entidad», mientras que las editoriales –contrarias al cambio de los estatutos– declinaron «la oferta para superar las diferencias que enfrentan a ambos actores clave en el óptimo desarrollo de la entidad».

«La presidenta de la SGAE esperaba que el diálogo conjunto entre esos actores que conforman una minoría de bloqueo a la resolución de los requisitos legales de aprobación de los nuevos estatutos, que cuentan con el apoyo de la mayoría de los autores, hubiera llegado a buen término», indicó la entidad en un comunicado, donde afirma que las editoriales «han venido intentando presionar a la entidad de múltiples maneras desde tiempo atrás con el propósito de que toda la comunidad autoral cediera a sus pretensiones».

Además, la SGAE agradeció el apoyo recibido por la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (Cisac). La SGAE afirmó que trabajan «en coordinación, asegurando la completa operatividad de la entidad a todos los efectos en la situación de excepcionalidad que ha supuesto la expulsión temporal de una entidad miembro, y en el caso de SGAE, además de fundadora».