Javier Rey: «El cortometraje tiene entidad propia»

Javier Rey, ante la fachada del Auditorio de Medina, donde recibió el premio. /RODRIGO JIMÉNEZ
Javier Rey, ante la fachada del Auditorio de Medina, donde recibió el premio. / RODRIGO JIMÉNEZ

El protagonista de 'Fariña' recibió este sábado en Medina del Campo el Roel de Actor del Siglo XXI

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

Su personaje de Sito Miñanco en la serie de televisión 'Fariña' fue su trampolín para convertirse uno de los hombre más solicitados del panorama audiovisual, pero Javier Rey (Noia, A Coruña, 1980) dio sus primeros pasos en el mundo de interpretación muchos años antes, tantos que decidió dejar aparcada la bicicleta «el no-ciclismo me puso aquí» –en alusión a su carrera como actor– para colarse en la pequeña y gran pantalla pasando por las tablas de los escenarios de multitud de teatros.

Este sábado, el ganador de la Bizgana de Plata en el Festival de Málaga (máximo galardón) por su papel protagonista en 'Sin fin', la 'opera prima' de los hermanos Alenda, recibió el Roel como Actor del Siglo XXI de la trigésimo segunda edición de la Semana de Cine de Medina del Campo. «Estoy muy orgulloso de recibir este premio, ya que el de Medina del Campo es uno de los festivales que más respeto puesto que no deja de crecer y crecer; tenemos mucha suerte por eso», afirmó.

El actor gallego, curtido en la televisión en papeles de series de gran éxito como 'Velvet' o 'Isabel' reivindicó el mundo del cortometraje como un formato que «tiene entidad propia». «Hay historias que son cortometrajes que se pueden convertir en largos y cortos que no se pueden contar en largos. Creo que se minimiza el valor de los cortometrajes diciendo que son el hermano pequeño del largometraje, ya que muchos pasamos por ahí antes de saltar al cine. Los cortos son una manera maravillosa de contar una historia», afirmó.

Un proyecto muy bonito

Esta «manera maravillosa» de contar una historia es lo que ocurrió entre 2014 y 2017, cuando los Alenda alargaron el corto 'Not the end' en 'Sin fin', que es una historia que habla de amor, desamor, distancia entre las personas con un componente de ciencia ficción (vaiajes en el tiempo). «Es una historia pensada para convertirse en un largometraje, un proyecto personal, muy bonito y un trabajo en el que todos creíamos. Fue un orgullo tremendo ver como pasó del corto al largo», aseguró Rey, que calificó de «mega generosa» a su compañera de reparto, la actriz andaluzada María León, que hoy no pudo recoger su galardón en Medina del Campo como Actriz del Siglo XXI debido a problemas de salud.

A Javier Rey, un intérprete todoterreno, le gustaría que en el futuro fuese tan recocido como su compañero en 'Velvet', Pepe Sacristán, al que considera un «maestro de maestros».

El actor volverá a colarse en la pequeña pantalla gracias a la serie 'Hache', que la plataforma Netflix estrenará próximamente –«una serie que muestra los bajos fondos de la ciudad de Barcelona en la década de los años 60»– y en agosto las salas de cine proyectarán el último largometraje del director catalán Daniel Calparsoro, 'El silencio de la ciudad blanca', una cinta fiel a la novela homónima que cuenta con unas localizaciones «muy reales que posibilitarán que los fans del cine que no tengan la novela se decidan a comprarla y leerla, y los que ya la leyeron, se acerquen hasta las salas».