Gonzalo Suárez recibirá el Roel de Honor de la Semana de Cine de Medina

Gonzalo Suárez, durante su intervención en la última edición del Congreso Internacional de la UVA. /A. Mingueza
Gonzalo Suárez, durante su intervención en la última edición del Congreso Internacional de la UVA. / A. Mingueza

El director asturiano, con más de treinta películas en su haber, acudirá al festival el próximo 15 de marzo

El Norte
EL NORTEValladolid

El director Gonzalo Suárez recibirá el próximo 15 de marzo en la 31 edición de la Semana de Cine de Medina del Campo, que se celebrará entre los días 9 y 17, el Roel de Honor, máximo galardón del festival. La cita cinematográfica reconoce, así, la extensa y personal trayectoria de Suárez, que ha firmado casi una treintena de películas, entre las que se incluyen 'El extraño caso del doctor Fausto' (1969), 'Aoom' (1970), Epílogo (1984), 'El detective y la muerte' (1994) y 'Oviedo Express', la última hasta la fecha, que vio la luz en 2007. El realizador asturiano, que cuenta en su haber con otros destacados galardones, como el Premio Nacional de Cinematografía (1991) y la Orden de Alfonso X el Sabio (2006), recibió en 1989 el Goya a Mejor Dirección por uno de sus títulos más alabados, Remando al viento, que le valió también la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián. Precisamente, la Semana de Cine proyectará esta película el domingo 4 de marzo, a las 19.00 horas, en el Balneario-Palacio de las Salinas, dentro de la programación previa a la celebración de la cita.

Nacido en Oviedo en julio de 1934, se trasladó a Madrid para estudiar Filología Francesa, carrera que nunca terminó. Sin embargo, la estancia en la universidad hizo que entrase a formar parte del Teatro Español Universitario para iniciar su andadura como actor, que le llevó a protagonizar en 1969 su debut en el largometraje como director, Ditirambo, filme al que precedieron dos cortometrajes en 1966. Suárez, que había comenzado en el séptimo arte como guionista, se metía en la piel de su álter ego, un héroe atípico dispuesto a ejecutar cualquier misión que le fuese encomendada. Con este primer trabajo, el realizador asturiano buscaba alejarse de las corrientes imperantes en el cine nacional de la época, con imágenes fantásticas y oníricas que se entremezclaban con la realidad.

Lo hizo al amparo de la Escuela de Barcelona, un movimiento cinematográfico surgido a mediados de la década de los 60 del pasado siglo que trajo nuevos aires al cine en España. Directores tan célebres como Vicente Aranda, Pere Portabella, Jacinto Esteva, Jordi Grau, Joaquím Jordá y el propio Suárez formaron parte de esta corriente efímera que apostaba por un lenguaje más experimental y una libertad formal y estilística con la que sortear las directrices de la censura franquista y alejarse del Neorrealismo italiano. El fracaso comercial de las películas surgidas de la Escuela de Barcelona supuso el final del movimiento y Suárez, que el pasado mes de noviembre recibió la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, se decantó entonces por un cine de corte más convencional.

Este año concurren al certamen de Medina de Campo un total de 96 producciones, de las 2.673 cintas recibidas, lucharán por hacerse con el Roel de Oro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos