Un congreso tratará de dotar de importancia al cortometraje en la industria del cine

Un congreso tratará de dotar de importancia al cortometraje en la industria del cine

La UVa y el Festival de Cortos de Medina del Campo acogen el congreso 'En torno al relato breve cinematográfico'

SAMUEL REGUEIRA

La revolución digital y los nuevos modos de consumo han cambiado, en más de un aspecto, la relación del espectador con el cine. Entre todos los agentes implicados, o afectados, según se mire; el cortometraje ha visto cómo su producción crecía exponencialmente, dadas las nuevas facilidades que Internet y sus plataformas de vídeo permiten a cualquier cineasta amateur de dar forma a sus sueños, mientras se enfrenta al ninguneo, el olvido y la caducidad a los que, desde siempre, le ha sometido la industria. Estos debates son solamente dos de los pilares sobre los que se sustenta el congreso 'En torno al relato breve cinematográfico', un encuentro internacional que se desarrollará los próximos 7 y 8 de marzo, en la Universidad de Valladolid, y se clausurará el día 9 dentro del marco del festival de cortos de Medina del Campo.

Tras la estela del congreso '¿Qué es el cine?', celebrado en 2017 y con la asistencia de ciento ochenta ponentes de todas las disciplinas y nacionalidades para analizar el panorama del largometraje, este encuentro continúa los esfuerzos del área de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Faculta de Filosofía y Letras por vincular el mundo académico con el profesional, la universidad con el séptimo arte, vinculando respectivos simposios con la Seminci y el Festival de Cortos de Medina del Campo: «Había que crear un congreso sobre el cortometraje porque, si antes estaba un poco abandonado, ahora lo está mucho más», señala Ana Isabel Cea Navas, una de las organizadoras de este encuentro.

Autora, a su vez, de una tesis sobre la representación de lo social en el corto español del nuevo siglo, para analizar el estado actual del formato breve de las historias cinematográficas Cea Navas distingue siempre entre lo que ella denomina el 'cortometraje de festival' y el hecho específicamente para la red: «El primero vigila más cuestiones narrativas y técnicas, si bien no deja del todo al margen su carácter experimental; el segundo es mucho más experimental pero también más 'amateur'». Ambos también tienen puntos en común: «No suele existir una presión en la industria y en el equipo destaca la figura del director-guionista-hombre orquesta, un poco dentro del concepto de autor que manejaba la 'nouvelle vague'».

Filmotecas a debate

Entre los temas que manejará este congreso, que cuenta con las presencias confirmadas de los compositores Pascal Gaigne y Aránzazu Calleja o la profesora Begoña González de Miguel, se encuentran la producción y el lenguaje narrativo la escasa repercusión del cortometraje en medios de comunicación y programas de entretenimiento, la distribución y la vida después de su recorrido por diferentes festivales, el trabajo de los artistas o el rol de las filmotecas, donde Cea destaca la diferencia que existe entre la Filmoteca Vasca y la de Castilla y León: «Siento que llevamos una década de retraso: ellos se han encargado de proteger a los cortometrajistas y sus obras, elaborar catálogos, distribuirlos... Nosotros apenas hemos comenzado a trabajar a través de iniciativas como Quercus, pero es un trabajo que hemos de incentivar más», expone.

Grandes directores hoy reconocidos por sus largometrajes (Arantxa Echevarría, Daniel Sánchez Arévalo o Borja Cobeaga) ven cómo sus cortometrajes, recogedores del talento que se ha ido consolidando con el paso del tiempo, caen en el olvido. El congreso emplaza así a la comunidad académica a enviar sus artículos científicos y solicitudes de inscripción a través del portal de la Fundación General (Funge) de la Universidad de Valladolid.

Más de 3000 cortos para una Semana de Cine

La 32ª Semana de Cine de Medina del Campo también presentó la cifra a la que ascendía el total de películas a concurso para su edición de este año: 3019 cortometrajes que, tras una intensa selección por parte del equipo organizador del certamen, competirán por distintos premios en sus certámenes Nacional, Internacional y de Videoclips.

Entre las propuestas patrias, el festival dirigido por Emiliano Allende ha ascendido en un 23% el monto de cortometrajes presentados en la pasada edición: 1282, frente a los 1041 recibidos el pasado año. La organización también recoge cifras de 1655 películas en formato breve venidas de países del extranjero; finalmente, las 82 piezas restantes concurrirán en la categoría destinada para los vídeos musicales.

La Semana también abre plazo para los interesados en inscribirse como integrantes del Jurado Joven, que podrán apuntarse vía email o a través de la concejalía de Educación y Cultura de Medina del Campo hasta el día 1 de febrero. Las bases se encuentran en la web del festival www.medinafilmfestival.com