Boadella: «Tres cuartas partes de la obra de Picasso son una mierda»

El dramaturgo Albert Boadella, durante la presentación de la ópera./Efe
El dramaturgo Albert Boadella, durante la presentación de la ópera. / Efe

El dramaturgo catalán escribe y dirige la ópera 'El pintor', una mirada crítica sobre la obra del artista malagueño

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Puesto a derribar mitos, el presidente de Tabarnia no tiene prejuicios ni límites. Si en su larga trayectoria se ha atrevido con la dictadura franquista, con Pujol y el nacionalismo, con los secesionistas y con el buenismo izquierdista, Albert Boadella saca ahora toda la artillería para enfrentarse a Picasso, una de esas figuras intocables de la cultura española. El actor y dramaturgo escribe y dirige la ópera 'El pintor', una mirada crítica sobre la vida y la obra del artista malagueño.

¿Qué tiene Boadella en contra de Picasso? "Siento una inquina especial hacia los pijos del mundo occidental, a los que se ponen por delante los adjetivos 'moderno', 'vanguardista', contemporáneo'...", empieza el creador catalán, que considera "excesivo" el mito alrededor de Picasso. "Era un artista de los más dotados, sí, y su primera época es formidable. Pero lo que viene después, las tres cuartas partes de su producción, son una mierda, aunque reconozco que la mierda de Picasso tiene gracia", asegura Boadella.

El dramaturgo catalán acusa a Picasso de mercantilizar la pintura y de venderse al diablo (Mefistófeles es uno de los personajes de la ópera) solo para seguir siendo el artista que más caro vende sus cuadros. "Hay algo diabólico en él, en su vida personal y en su obra", continúa. "El daño que hace Picasso es mercantilizar la pintura. ¿Hacer 15 o 20 obras al día? Desde el punto de vista financiero, es genial. Desde el punto de vista artístico, es un desastre".

Además del libreto y la dirección de Boadella, la ópera 'El pintor', que se estrenará el 8 de febrero en los Teatros del Canal de Madrid, cuenta con la música del compositor Juan J. Colomer y con la coreografía de la bailarina Blanca Li. El tenor Alejandro del Cerro interpreta a Picasso, Josep Miquel Ramón se mete en el papel de Mefisto, Belén Roig es Fernande y Toni Comas hace de Apollinaire y Velázquez.

Boadella, profundo conocedor de la pintura y la escultura, arrasa hasta con lo más sagrado. A su juicio, el 'Guernica' "no es más que un grafitti bien hecho". "Pero claro, tiene un mito detrás, el mito fascista", argumenta el autor catalán, que no tiene miedo de ganarse (más) enemigos: "Me dicen que soy un provocador, pero eso es una memez. La función del artista es cuestionar los mito sociales, personales, místicos... De hecho, probablemente Picasso estaría contento de que alguien pusiera en tela de juicio su pintura".

En contraposición a la opinión que tiene de Picasso, muestra su simpatía hacia otro contemporáneo, al que también llevó a las tablas. "Dalí sí es un mito que responde a la realidad, una inteligencia superdotada y un gran crítico de arte. Siento afinidad hacia él".

Y es que probablemente Boadella se siente tan libre como Dalí para cumplir sus proyectos artísticos. "Yo pienso lo mismo que Dalí: 'Que hablen de mí, aunque sea bien", proclama el presidente de Tabarnia, la ficticia república formada por Barcelona y Tarragona que se ha levantado como un reducto dentro de la Cataluña secesionista, aunque Boadella dice que no hablará de política hasta que estrene la ópera, de la que asegura que todo ha sido fantástico, excepto una cosa: el precio de las entradas. Pueden adquirirse por entre 9 y 16 euros, algo que a Boadella le parece "reprochable" por bajo. "Hay una gran distancia entre lo que se ve y el precio que se paga. Las entradas baratas están haciendo mucho daño y es algo muy peligroso para nuestra profesión", culmina.