Juan Carlos Mestre: «La poesía es la voz moral de los pueblos»

Juan Carlos Mestre. /
Juan Carlos Mestre.

Protagoniza el martes un recital de poesía alemana, acompañado por Amancio Prada y Amarilis Dueñas

JESÚS BOMBÍNVALLADOLID

Juan Carlos Mestre (Villafranca del Bierzo, 1957) es un conocedor de la literatura alemana y recitará textos de algunos de sus autores preferidos mañana, martes, en la Sala Experimental del Teatro Zorrilla junto a Amancio Prada y la violonchelista vallisoeltana Amarilis Dueñas, en un Aula de Cultura patrocinada por CaixaBank con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid, la Junta de Castillay León y el Círculo Hispano Germánico.

Aunque advierte de que su relación con la poesía alemana es «la de un simple lector», el vate leonés ha seleccionado siete poetas que, a su modo de ver, articulan las líneas vertebrales de lo que ha sido la lírica germana a lo largo de los dos últimos siglos. Leerá textos de Fiedrich Hölderlin, «alguna de sus grandes elegías que representan la culminación de su obra, un creación minusvalorada en torno a esa iluminada presencia de lo que fue su lúcida locura». No faltarán entre los elegidos clásicos como Rainer Maria Rilke con Las elegías de Duino, así como textos de Nelly Sasch, «una poeta esencial en la conformación de la conciencia judía en Alemania con todo lo que eso significó», refiere.

Paul Celan es otro de los escogidos. De él recitará La fuga de la muerte, «unánimemente reconocido por la crítica como uno de los poemas más importantes del siglo XX; voy a leer las versiones que de sus poemas realizó José Ángel Valente, difíciles de traducir».

En ese repertorio ha incluido también a Bertolt Brecht, «testimonio imprescindible de la conciencia crítica contemporánea», y a Hans Magnus Enzensberger, Premio Príncipe de Asturias en 2002, «uno de los poetas esenciales de la modernidad, que después de la Segunda Guerra Mundial articula un discurso desde la contemporaneidad y hace un maravilloso proceso a la reconstrucción de la memoria civil y la democracia en la Europa desolada por el nazismo».

La selección poética que presentará el ganador del Premio Jaime Gil de Biedma en 1992 tiene un rasgo común. «Todos ellos han dado testimonio de los terribles tiempos de la posguerra que perviven al día de hoy, y cuyo imperativo categórico de la memoria pasa por seguir recordando y recordándolo con otros», apunta Juan Carlos Mestre.

El poeta leonés reivindica la poesía porque, dice, «es necesariamente la voz moral de los pueblos, la articulación crítica de la conciencia, en la que el poeta se configura como testigo necesario; creo que ese valor del escritor enfrentado al tiempo y fijando en su palabra aquello que borran los discursos de poder, del sistema y los actos de fuerza, ofrece la perdurable delicadeza de la duración de su palabra. Por eso me interesan estos autores». En su recital incluirá textos de Georg Trakl, un escritor del arraigo, de la tierra, «con muchos vínculos con lo que podría ser la voz de muchos poetas de Castilla y León, conmovedor por su visión de la caducidad del tiempo, la presencia de la muerte y la música de las esferas».

Anclado en Madrid, compagina la poesía Juan Carlos Mestre con la creatividad de los grabados y el dibujo. «Vivo la poesía desde el único lugar que me es posible; desde que tengo uso de razón no he tenido otra posibilidad que la existencia en la palabra, que me ha defendido de la adversidad, me ha protegido de los poderosos, me ha ayudado a resistir en alianza junto a mis amigos y mis iguales, me ha enseñado ese acto de resistencia al saber que supone ser guiado por la intuición y la pragmática, por el valor de los grandes proyectos espirituales y no por las mezquinas utilidades de la usura».

 

Fotos

Vídeos