Rafael Santandreu: «En una mente feliz y racional es vital controlar el diálogo interno»

Rafael Santandreu: «En una mente feliz y racional es vital controlar el diálogo interno»

Reflexionará esta tarde en el Aula de Cultura sobre el método para sentirse pleno que propone en 'Ser feliz en Alaska'

Con los libros El arte de no amargarse la vida y Las gafas de la felicidad ha atrapado Rafael Santandreu a miles de lectores. Ahora vuelve con Ser feliz en Alaska, «una vuelta de tuerca más al arte de la felicidad». Esta tarde hablará sobre su último libro en una sesión del Aula de Cultura patrocinada por CaixaBank con el apoyo de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid.

¿Qué diferencia este libro de otros en los que también reflexiona sobre cómo ser más feliz?

Los dos anteriores tenían como objetivo que el neurótico dejase de serlo, y el de este libro es que vaya más allá y se convierta en una persona excepcional, que entre en el top ten de personas que son más fuertes y felices, que alcance la cuarta dimensión de la existencia. Esta es una expresión que usan los grupos de alcohólicos anónimos. Cuando dejan el alcohol y se integran en ese grupo, alcanzan un nivel de bienestar interior antes desconocido para ellos.

¿En qué basa su propuesta?

Así como hay un método para aprender a hablar inglés o a tocar el piano, existe un método para tener una mente feliz y racional que aprecia la belleza del mundo. Se basa en el aprendizaje de un lenguaje interior como el que tienen las personas más fuertes, como Ana Amalia Barbosa, una tetrapléjica brasileña, profesora universitaria, que solo puede mover la cabeza. Mi método te enseña el lenguaje interior de Ana Amalia Barbosa, de modo que si adquieres ese lenguaje, adoptas su mentalidad y su fuerza. No diré que es fácil, aquí no hay magia. Es necesaria una revolución en la que la gente sea consciente de que el primer responsable de su salud mental es uno mismo con su prevención.

¿Y qué propone para ello?

Es vital tener el control de nuestro diálogo interno, que es lo que marca todo. Hay una palabra que he acuñado, y es que enfermamos de no- lo-puedo-soportitis. Te dices a ti mismo que no lo puedes soportar si te deja la novia, si pierdes el trabajo, si no tienes un fin de semana ocupado, si no eres guapo, si etc. Y sin embargo, el hombre feliz es el que tiene la mentalidad de San Francisco de Asis: Cada vez necesito menos cosas. Y las pocas que necesito las necesito muy poco.

Dice que todas las neuras que nos amargan la vida son el resultado de una mentalización errónea.

El principal error es pensar que mi estado emocional depende del exterior. Depende de mi pareja, de si tengo o no, de mi trabajo si es bueno o es malo, de mi salud; y hasta que no veas que solo depende de tu mente andarás confundido. Por lo tanto, hay que aprender cómo funciona nuestra mente y moverla en la dirección adecuada. Si haces eso, paradójicamente el exterior comenzará a mejorar, porque estarás sereno y fuerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos