La obsesión por la asepsia, según Saelia Aparicio

Saelia Aparicio, dentro de 'Prótesis para invertebrados', su instalación en La Casa Encendida. /Teo Barba
Saelia Aparicio, dentro de 'Prótesis para invertebrados', su instalación en La Casa Encendida. / Teo Barba

La artista abulense es una de los ocho elegidas para la exposición 'Generación 2019' en La Casa Encendida de Madrid

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

La obsesión por la limpieza «física y moral» es el 'leit motiv' de la instalación 'Prótesis para invertebrados' de Saelia Aparicio. La artista abulense es uno de los ocho elegidos entre las 400 propuestas que recibió la Fundación Montemadrid para retratar a la 'Generación 2019'. La exposición homónima se inaugura hoy en La Casa Encendida de Madrid y permanecerá abierta hasta el 28 de abril.

«Es una instalación en la que se mezclan objetos fetiche y productos de limpieza: hay zapatos de tacón y guantes de fregar, objetos de cristal soplado que contienen líquidos para limpiar así que también hay una proyección olorosa. Todo gira en torno a a cómo nos obsesiona la limpieza, exterior y evidente pero también moral. Nos construye como personas y faceta hasta la piel y al cuerpo. También está en relación con la construcción del género femenino», explica Saelia (1982), que ha pintado las paredes de su sala de un «superblanco» y la ha iluminado con fluorescentes, «para subrayar la asepsia. Es una obsesión que llega a ser perjudicial para nuestra salud porque termina con microorganismos que son necesarios».

La creadora funde escultura –a partir de los objetos–, dibujo y pintura –murales en las paredes–. Saelia afronta sus obras como «una novela extendida, quizá sin estructura, amorfa, pero en la que cada exposición, cada proyecto, es un capítulo de esa misma narración. En todas hay una línea que las relaciona», explica esta artista que vive en Londres desde hace siete años.

El antecedente de esta 'Prótesis para invertebrados' fue una exposición en Murcia con su hermana Attoa. «Era sobre la contaminación, me interesaba analizar cómo a través de la limpieza contaminamos y destruímos los fondos marinos. Sobre cómo afecta eso a organismos que ni conocemos pero son parte de la organización de la vida», aclara Saelia.

Attoa Aparicio es «diseñadora de productos», aclara su hermana, «me interesa la relación con los materiales y el ecologismo sostenible, respetar la vida de todo lo orgánico y la humana. Sobre todo, tratar de pensar más allá, de traspasar las categorías y los marcos impuestos por convencionalismos sociales».

Formada en Cuenca y en Londres, Aparicio aprecia «la diversidad» de la capital británica. «La comunidad humana y artística son muy variadas». Su obra ha sido expuesta en el DA2 de Salamanca, el ARCO o en la Galería Javier Silva de Valladolid. También ha participa en el programa CreArt. Tras inaugurar en Madrid, Saelia irá en marzo a Portugal, a la Galería Sequeira de Braga. En abril tiene un compromiso con la Fundación Alexander McQueen de Londres y en mayo, en Hong Kong con la misma institución. Saelia es hermana también de la ilustradora Raquel Aparicio.

'Generación 2019' ha sido comisariada por Ignacio Cabrero. Junto a Saelia, podrán verse obras de Ana Barriga, Mario Espliego, Ana García-Pineda, Ignacio García Sánchez, Susanna Inglada, Raisa Maudit y Lucía P. Moreno. La Fundación Montemadrid convoca cada año el concurso para esta muestra que persigue dar a conocer la obra de artistas menores de 35 años.

La 'Generación 2019' ha optado mayoritariamente por la instalación. Ignacio Cabrero alude al teatro como acontecimiento que toma un nuevo sentido en el arte contemporáneo. Los ocho artistas presentes en Generación 2019 llevan a escena paraísos distintos, utopías, realidades paralelas o paisajes ficticios donde formas orgánicas, gritos o susurros contribuyen al espectáculo del arte.