El Museo Reina Sofía proyecta el cine inédito del artista Josep Renau

Fotografía facilitada por el Museo Reina Sofía, del pintor, muralista y teórico, Josep Renau. /Efe
Fotografía facilitada por el Museo Reina Sofía, del pintor, muralista y teórico, Josep Renau. / Efe

El pintor y teórico valenciano realizó también varias piezas de animación durante sus años de exilio en la RDA

R. C.

Además de pintor, cartelista, muralista y teórico, el valenciano Josep Renau fue también cineasta durante sus años de exilio. Una faceta que permanecía en el olvido, hasta que el Museo Reina Sofía la ha rescatado con 'Renau, cineasta', una retrospectiva con sus piezas audiovisuales inéditas hasta ahora. Son doce obras que se proyectarán en seis sesiones durante junio en la pinacoteca madrileña, según recoge Efe.

«El cine de Renau permaneció siempre como una nota al pie en todos los relatos de su vida», destacó ayer durante la presentación de la muestra su comisario, Luis E. Parés. Como militante comunista, Renau (Valencia, 1907 - Berlín Este, 1982) abandonó España tras la Guerra Civil para trasladarse a México, donde comenzó a experimentar con el cine en el noticiero semanal 'Tele Revista' (1950).

Allí acuñó el concepto de 'filme gráfico' para definir su aproximación a la animación con la que daba vida a sus ilustraciones políticas, dibujando a cámara o poniendo en movimiento sus dibujos. «Era un artista muy adelantado a su época y usaba sus técnicas avanzadas para hacer trabajos que no le gustaban», resume Chema González, uno de los organizadores de la muestra, como justificación a su marcha a Alemania, donde creó varias piezas en las que hacía comentarios caricaturescos sobre su presente político, con la serie de cortos 'Dibujos de actualidad' (1958).

En esta etapa germana el artista se convierte en el protagonista de sus piezas para caricaturizar a Franco, al grito de «Abajo el franquismo» con los ojos bañados de lágrimas, o para reivindicar que «el deseo de paz mundial de los socialistas es decisivo para todo el planeta», según sus propias palabras. Eso sí, la retrospectiva no es completa. «Es solo a lo que se ha podido tener acceso y hay muchas piezas inconclusas», indica González.