Jugar con Leonardo da Vinci en la plaza de San Pablo de Valladolid

Exposición sobre Leonardo da Vinci en Valladolid. / G. Villamil

'Observa, cuestiona, experimenta', exposición de la Caixa, propone a los visitantes probar a pensar como el genio renacentista

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

Experimentar el 'método Da Vinci' es el fin último de la exposición que, hasta el 20 de junio, invita a los vallisoletanos que paseen por la plaza de San Pablo a jugar. Fuera de la carpa, varios de los inventos del genio renacentista atraen la atención; una máquina voladora, un barco de palas, un tornillo aéreo y el hombre de Vitrubio.

Las ideas del florentino, que en su tiempo no pudieron saltar del dibujo a la realidad, son hoy mecanos con materiales y tecnología del siglo XXI que hablan del afán de Leonardo por conquistar el cielo como los pájaros, por aprender de la proporción matemática del cuerpo, por indagar en cómo el tornillo de Arquímedes podía servir para vencer la densidad del aire o cómo mejorar la velocidad de los remos y ahorrar hombres en las bodegas.

Adelantado a su tiempo, autodidacta que no tuvo más sistema que el de la observación, la curiosidad, la prueba y el error y la multidisciplinaridad, no se frenó en ningún campo del saber. La exposición, organizada por la Caixa, el Chateau du Clos Lucé y el Ayuntamiento de Valladolid, propone adentrarse en la cabeza de la que salieron obras de arte y de ingeniería. Un vídeo de siete minutos esboza el viaje intelectual de una mente inquieta que sumó pintura, botánica, física o medicina y los juegos que rodean la pantalla ponen a prueba al visitante.

Prueba de memoria visual

Esos retos apelan a la cualidad más característica de Leonardo da Vinci, «su curiosidad insaciable», explicó la comisaria, Erika Goyarrola. Los engranajes y sus posibilidades en la tramoya de los teatros inquiere al observador sobre qué mecanismo produce cada movimiento en 'Acción automática'. «En tiempos de sobreestimulación de pantallas, pensar como Leonardo implica pararse y fijarse en lo que nos rodea», apuntaba Erika. Por cierto, que todos los juegos interactivos están planteados digitalmente, desde pantallas en la pared. Las sombras, a las que Da Vinci dedicó un tratado, también invitan a jugar y probar con elementos que según su posición proyectan su sombra coincidente con el fondo en 'Detrás de la sombra'.

Juegos de memoria visual, 'La libreta de Leonardo' y '¿Es o no es?', de relación de objetos, 'Un secreto común', de observación, 'Desconexión', y de cálculo, 'Circuito de ingenio', un reto que necesita de la concurrencia de varios competidores, completan esta muestra que celebra el quinto centenario de la muerte del gran Leonardo.

La Caixa desarrolla parte de su labor social y educativo en Valladolid desde 1992. Esta fundación es una de las más longevas con 110 años de historia. Sus responsables celebraron poder instalar la exposición en una plaza tan emblemática como la de San Pablo. Las máquinas de Leonardo contrastan con la fachada gótica isabelina de la que son coetáneas.