Del diseño de telas, a la animación y a los álbumes

Una de las ilustraciones de Monika Forsberg. /
Una de las ilustraciones de Monika Forsberg.

La ilustradora sueca Monika Forsberg ofrece uno de los talleres de Vilustrado

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

En sus dibujos hay una celebración del color, ese que no la acompañó en su infancia. Monika Forsberg nació al norte de Suecia y recuerda un invierno casi continuo y de tonos pálidos. «Eran tan frágiles que comencé pronto a luchar contra ellos. Yo misma soy muy pálida. Por eso creo que sin esta explosión de color, desaparecería», explica la ilustradora antes de venir a Valladolid, donde participará en la quinta edición del Vilustrado, del 4 al 7.

A mediados de los noventa, Forsberg se instaló en Londres y allí comenzó a dibujar. «Durante bastante tiempo intenté ser 'cool' hasta que cumplí los cuarenta y me di cuenta de que no merecía la pena, que mi único reto era ser yo. Nunca busqué un estilo naif, más bien vino así. Alguien dijo 'piensa antes y después, pero mientras haces –sea lo que sea–, solo haz'. Yo paso un montón de tiempo sin pensar y me encanta», dice Forsberg.

La ilustradora de acción que es ha plasmado su universo fabulador, optimista, de sensuales formas vegetales que parecen herederas de Matisse en telas, álbumes y películas. «Fui a Londres a estudiar Bellas Artes porque quería llegar a ser diseñadora textil. Pero hice un taller de animación y me enganchó. Desde ese momento comencé a hacer animaciones, me encantaba ver cómo los dibujos cobraban vida. Ydurante años trabajé en ese campo. Incluso una de mis historias –la escribí y dibujé– fue candidata a un premio BAFTA en 2004. Tuve un par de años malos y dejé ese mundo. Volví en 2012 para hacer mi última película sobre la conveniencia de mantener el aire limpio para prevenir enfermedades en millones de niños. Fue divertido hacer una para las Naciones Unidas y utilicé parte del presupuesto para comprarme un ordenador con el que me convertí en ilustradora. La animación dejó de ser mi pasión».

Desde el comienzo abordó su tarea en el máximo de soportes posibles y no sabe si le gusta más dibujar para pequeños o para adultos. Hay ropa de hogar con sus diseños, al igual que tazas, puzzles o bolsas. «Ahora estoy con dos álbumes para niños, una colección de telas y dibujos para unos proyectos de decoración», dice Forsberg cuyos álbum más famoso, 'Crayon', no ha sido aún traducido al español.

Dibujo rápido

Monika propondrá a sus alumnos en Valladolid un taller «enérgico y divertido, de dibujo rápido y directo. Me gustaría que hiciéramos una historia juntos». Trasladará su espíritu inquieto a sus discípulos. Quien no quiere «esperar sentada en una esquina a que el trabajo venga», espera lo propio de su público.

Animales, flores y un recuerdo a su chelo, que se lo llevó a Londres, a la música, son motivos recurrentes en los diseños de Monika.