Arsenault: «Es difícil vivir del dibujo pero posible si es tu pasión»

Isabelle Arsenault/C. Boyce
Isabelle Arsenault / C. Boyce

La autora del premiado álbum 'Jane, el zorro y yo' viene por primera vez a España a impartir

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Trabaja en su estudio, siempre le falta tiempo y no es habitual que acepte las invitaciones de talleres u otros encargos fuera de sus álbumes. Isabelle Arsenault (Quebec, 1978) viene por primera a España para participar en Vilustrado. La quinta edición del festival de ilustración de Valladolid se celebra de jueves a domingo.

Arsenault amaneció al mercado editorial de los libros ilustrados para niños con 'Le Coeur de Monsieur Gauguin', álbum galardonado con el Governor General's Literary Award en 2004. Desde entonces trabaja a ritmo lento y seguro. «No sé si podría hacerlo más rápido», dice refiriéndose a las diferencias entre el mercado americano –con contratos llenos de condiciones y especificaciones, pero muy bien pagados– y el europeo –más libre pero menos generoso, lo que obliga a los autores a producir más títulos–. «No soy capaz de hacer más de dos al año. A veces hay que conjugar el arte con las cuestiones comerciales, tengo dos hijos y una casa que mantener. Así que cada libro debe ser algo distinto, atractivo sorprendente. Hay tantos álbumes muy buenos. Eso es lo duro competir con tanta calidad», dice quien reconoce que los premios «hacen las cosas más fáciles pero no pueden sentarte creyendo que con eso basta». Por eso afirma que «es difícil vivir de la ilustración pero si es tu pasión, se puede con constancia».

Vías paralelas

Durante doce años ha estado ilustrando textos ajenos y ha repetido con la escritora Fanny Britt, autora de un libro que le ha dado muchas satisfacciones 'Jane, el zorro y yo' (Salamandra) además de 'Luois entre fantasmas', traducido por la misma editorial. Ambos libros abordan problemas como el acoso, el alcoholismo y las rupturas familiares en la adolescencia. «Cuando recibo un original, paso mucho tiempo haciéndolo mío. En cuanto lo leo, me vienen los colores, las técnicas y el tono que demanda la historia. A veces me permite dar mi visión, otras, no me siento capaz y sigo más literalmente la historia», cuenta esta creadora de atmósferas suaves en las que se mueven sus delicados personajes. Sostiene Arsenault que le resulta difícil hablar de su trabajo, «puedo pintar, dibujar, ser realista, utilizar la acuarela o el lápiz, todo depende de lo que me sugiera el texto. A los alumnos les explicaré mi proceso creativo, que en mi caso es muy instintivo, y a partir de ahí cómo intento contar una historia».

Hace dos años publicó 'Albert's quiet quest' su primer álbum de autoría tanto del trabajo literario como del gráfico, y después 'Colette's lost pet'. «Es un reto desarrollar esas dos vías paralelas y distintas del mismo relato». En España además de los dos libros que ha editado Salamandra, también ha publicado 'Nana de tela' (Impedimenta). Si en 'Jane, el zorro y yo' se metió en el mundo de Jane Eyre y las Brönte, y en 'Virginia Wolf', en el de la escritora de Bloomsbury, en esta 'Nana de tela' bucea en el mundo de la escultora Louise Bourgeois, cuya madre tejía tapices. Louise tiene en eses tejidos sus primeras nociones de manufacturar algo útil y a la vez bello.