Félix Rodríguez, Mr. Zé, mostrará su arte caligráfico en la Biblioteca Nacional

Mr. Zé, con una de sus obras. /
Mr. Zé, con una de sus obras.

El vallisoletano inaugurará la exposición ‘Caligrafía española. El arte de escribir’ este jueves pintando un mural

VICTORIA M. NIÑO

Cuanto más usamos los teclados para escribir, más se valora el trabajo de Mr. Zé. Este vallisoletano demostrará mañana en la Biblioteca Nacional la magia hipnótica de la escritura, además de su artístico resultado. Félix Rodríguez participa en la exposición Caligrafía española. El arte de escribir con tres piezas además de realizar un mural de ocho metros en un lienzo del edificio de la Castellana durante la inauguración.

«Todo empezó de pequeño, cuando me regalaron un ejemplar de La historia interminable y cada capítulo comenzaba con una capitular gótica. Pasaba horas copiándolas.Desde entonces me apasionan las letras, las distintas formas de escribir. Y dentro de eso he encajado mi vida profesional con el estudio que comparto con Ana María Hernández, Pobrelavaca», explica Félix Rodríguez.

La exposición de la Biblioteca Nacional quiere mostrar por qué se consideraba a los españoles grandes calígrafos. «Además de los ejemplos históricos, incluye piezas actuales, nuevos soportes e investigación sobre este arte». Del trabajo de Mr. Zé podrán verse un casco y una cazadora de moto además de las fotografías de una propuesta de bodytype. Danimantis ha retratado el trabajo del calígrafo sobre la modelo Amy Penalver. «Son textos míos, escritos en gótica sobre la piel. Uso tintas inocuas, son obras efímeras y ahí radica parte de belleza». En cuanto a las otras dos piezas, «cada vez más la gente busca personalizar todo lo relacionado con su moto: cascos, cazadoras, guantes, depósitos». Junto a las obras de Mr. Zé, las de otras dos vallisoletanas, Esther Gordo y Esperanza Serrano.

También aplica la escritura para los encargos a su estudio de diseño, «me gusta crear identidades y probar con estilos completamente diferentes». Félix Rodríguez es el calígrafo embajador de España. «Esta iniciativa surge de Shoe, el artista de referencia de calligraffiti, que une caligrafía y arte urbano, para dar a conocer nuestro trabajo. Se eligieron a 25 personas de todo el mundo y hace dos meses celebramos nuestra primera reunión en una sala de Hamburgo. Allí estuvimos creando durante una semana. Me llamó mucho la atención la predisposición de la gente joven a comprar arte contemporáneo. Hubo 2.000 personas en la inauguración y casi todos tenían intención de llevarse algo. Eso lo echo de menos en España, donde comprar arte es una rareza».

Collages para desintoxicar

Para Mr. Zé la caligrafía es un arte que «adoramos en una botella de Coca-Cola y, sin embargo, no se reconoce como tal». Quien transmuta su personalidad en cada prueba/trabajo caligráfico, es también profesor. «Damos habitualmente unos talleres que se llaman Type on y últimamente nos llaman de la Escuela de Restauración de Madrid para trabajar en tipos específicos de letra y en soportes especiales, como el pergamino».

Celebra que cada vez hay más herramientas adecuadas para esta disciplina, «desde tintas a pinceles especiales o plumas automáticas. Eso permite acortar el proceso».

Para cambiar de registro, «para desintoxicarse del trabajo, comencé a hacer collages. Quedé tercero en la competición mundial de Madrid, fue divertido».

 

Fotos

Vídeos