Calidad, entretenimiento y autoexigencia para vivir cien años más

Julián Quirós, Martha Ortiz y Carlos Aganzo. /
Julián Quirós, Martha Ortiz y Carlos Aganzo.

Los directores de los periódicos centenarios El Norte de Castilla, Las Provincias y El Colombiano analizan la relación entre la prensa y la lengua en el Futuro en Español

LILIANA MARTÍNEZ

No hay mayor regalo para un periodista que una buena noticia, ni mejor conversación que una interesante charla sobre una profesión que engancha, apasiona y arrebata hasta un punto en el que ser periodista desplaza cualquier otra faceta de la persona. Y estos dos caminos se han encontrado este mañana en las Jornadas Futuro en Español que organiza El Norte de Castilla (que este año cumple 160 años de existencia), Vocento y el Banco de Desarrollo de América Latina.

MÁS INFORMACIÓN

Este foro, que arrancó ayer con una jornada dedicada al patrimonio como garantía de futuro, centra hoy sus conferencias y coloquios en analizar la relación entre los periódicos centenarios y la lengua española. Y en este ámbito, entre directores de periódicos, periodistas, estudiosos de la Lengua, y representantes de diversas instituciones de la sociedad vallisoletana y castellanos y leonesa, saltó, como coloquialmente se dice, la noticia.

Menos papel, más rigor y contenidos selectivos

En ocasiones, los presentadores se enfrenten a la complicada tarea de introducir a un invitado cuya carrera no se puede resumir en la brevedad de un cargo o una obra. Pero el experimentado Félix Madero solucionó con un «es un buena persona, un periodista honrado» lo que sería el prólogo de la conferencia de Diego Carcedo. Después de varias horas analizando el pasado, el presente y el futuro del periodismo, un grande de la profesión (ni más ni menos que el presidente de la Asociación de Periodistas Europeos) fue el encargado de cerrar estas jornadas sobre el español, el patrimonio, y los periódicos centenarios. Sus primeras palabras fueron de aliento al futuro de la prensa escrita, contradiciendo «a aquellos agoreros que han puesto fecha al fin de los diarios». Su argumentación se cimentó en el papel fundamental histórico de la prensa, «que no le ha sido arrebatado por nadie», y en el hecho de que en la actualidad «los periódicos siguen siendo el centro de la vida pública del país». Aunque para asegurarse el futuro, sí que indicó la necesidad de realizar algunos cambios (el foro era el idóneo porque entre el público se encontraban directores de varios periódicos), empezando por adaptar el diario al tiempo en el que vivimos. Carcedo aconsejó además apostar por el rigor y una buena selección de noticias, disminuir la carga política de las informaciones, ofrecer a los lectores contenidos más selectivos y rebajar el papel sin tocar ni un ápice de la credibilidad. El periodista asturiano hizo un llamamiento final a las empresas periodísticas para que se unan contra la gratuidad de los contenidos en Internet, «porque no es aceptable que se dé gratis en la web lo que se cobra en el papel».

José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española, anunciaba al finalizar su conferencia que este sería su último acto al frente la RAE. Una noticia que pocos minutos más tarde lanzaba El Norte de Castilla en su edición digital; justo en el mismo instante en el que el director del diario, Carlos Aganzo, participaba en el coloquio y hacía hincapié de que en este diario «hacemos periodismo; el soporte es lo de menos».

Blecua no solo regaló el gran momento de su despedida; además no dudó el elogiar la labor de los periódicos centenarios, de los que apuntó «representan la vida del a lengua, su historia y su presente».  «Considero que los medios centenarios son fundamentales para nuestra lengua, constituyen el apoyo básico y fundamental», defendió, aunque en sus palabras incluyó una pequeña súplica:  «Por favor, cuiden la lengua como el bien más preciado».

El largo aplauso que recibió el filólogo y gramático zaragozano dio pie al coloquio sobre diarios centenarios, lengua y literatura entre los directores de El Colombiano de Colombia (Martha Ortiz), Las Provincias (Julián Quirós) y El Norte de Castilla (Carlos Aganzo). 102, 150 y 160 años respectivamente de buen trabajo y amor por el periodismo, «y de no ser así no estaríamos aquí ya», señaló el representante  del periódico valenciano.

Aunque no todo fueron loas y la autocrítica hizo acto de presencia desde el minuto uno del coloquio.  «Hemos sido arrogantes», apuntó Martha Ortiz sin utilizar edulcorante alguno, «y tenemos que volver a ser humildes, tanto en los contenidos como en el modelo de negocio». La directora de El Colombiano citó a Woody Allen y su magistral «todos los estilos son buenos menos el aburrido», para trasladarlo al oficio del periodismo: «Es obligado hacer nuestro trabajo lo mejor posible sin olvidar ser emocionantes y entretenidos».

«Respeto por la lengua»

¿Pero es posible cuidar la lengua, ser entretenidos y hacer buen periodismo cuando se escribe contra el reloj? «La prisa nos hace a veces no ser cuidadoso con el lenguaje, y esto no quiere decir que no lo respetamos», explicó Aganzo, que introdujo en el debate el periodismo digital, de que dijo «nos permite reinventar la profesión en Internet». «Nunca jamás se ha escrito tanto como ahora. Las conversaciones atraviesan el planeta de norte a sur. Hasta en eso somos afortunados».

Para evitar los errores cometidos por las prisas, Quirós puso sobre la mesa la necesidad de que los periodistas aumenten  la exigencia autopersonal, «porque un periodista que ha estado veinte años conociendo el idioma debe dejar textos muy bien resueltos».