Los trabajos de restauración redescubren las pinturas de la iglesia de SanPedro en Ávila

La restauración pone al descubierto varios frescos desconocidos

PABLO GARCINUÑO

Quienes visiten la iglesia de San Pedro, en la ciudad de Ávila, podrán descubrir nuevos detalles que hasta ahora no era posible ver. En la capilla de San Jerónimo, por ejemplo, el retablo ocultaba una pinturas murales, que los expertos datan de principios del siglo XVI. En otra capilla, la de la Inmaculada Concepción, también ha aparecido, al eliminar el enlucido blanco que cubría el interior de una ventana, una escena de la Anunciación. Ambos descubrimientos han surgido tras las obras de rehabilitación, externa e interna, de los tres ábsides de dicho templo.

La actuación, con un presupuesto de 416.000 euros, han sido financiados al 50 por ciento por la Fundación Patrimonio Histórico (FPH) de Castilla y León y por la parroquia y el obispado de Ávila. Durante 10 meses, más de 30 profesionales en distintas disciplinas (arqueólogos, arquitecto, aparejador, restauradores, carpinteros, etc.) han realizado «un trabajo serio» con el fin de «preservar los ábsides del problema grave que tenían de humedades y filtraciones de agua», según señaló ayer, en la entrega y recepción de las obras, Pablo Luis Gómez, representante de la Fundación Caja de Ávila en el patronato de la Fundación del Patrimonio Histórico.

Dentro y fuera

Los ábsides de la iglesia de San Pedro tenían un «problema de descomposición de la piedra a causa de las humedades», según reconoció el párroco, Diego Martín. «Los suelos estaban tradicionalmente húmedos, incluso en esta época del año; pero hemos podido ver, con el desecado que se ha hecho fuera, como se ha quedado la piedra normal»

Para ello, durante estos diez meses se ha intervenido en las cubiertas y se han reparado algunas deficiencias en la base y cimientos, degradados por la captación de agua. Incluso se retiró el jardín colindante unos metros, incluyendo una pavimentación que impide la filtración. Además, unas 15.000 personas, tanto particulares como alumnos de distintos colegios, han pasado en este tiempo por el templo, ya que la FPH programó los trabajos de cara al público con un fin divulgativo.

En el interior se han llevado a cabo un trabajo de limpieza y tratamiento de la piedra, las pinturas, la decoración mural, los retablos y las rejas. Todo ello ha permitido «descubrir murales muy interesantes que estaban ocultos», en palabras de Gómez. Además de las ya mencionadas capillas de la Inmaculada Concepción y San Jerónimo, se ha actuado en el ábside central, que alberga el retablo mayor, donde se han saneado los muros, consolidado la piedra, reintegrado el volumen y rejuntado las fábricas.

El representante de la FPH recordó que esta institución tiene a sus espaldas 17 años de vida en los que ha realizado más de 700 actuaciones de todo tipo. En Ávila, se encuentra «a punto» de adjudicar la restauración de la fachada occidental de la Catedral, con el fin de que el templo principal de la ciudad esté preparado para el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa (2015). Pablo Luis Gómez no ha querido hacer declaraciones sobre el futuro de la fundación, al ser preguntado por su posible disolución.