Las universidades de Castilla y León dispondrán de un modelo de financiación específico

La consejera de Educación, Rocío Lucas, comparece en las Cortes para exponer el programa de actuaciones de su departamento en la presente legislatura./Leticia Pérez / Ical
La consejera de Educación, Rocío Lucas, comparece en las Cortes para exponer el programa de actuaciones de su departamento en la presente legislatura. / Leticia Pérez / Ical

El precio de las matrículas se aproximará a la media española y se apoyará a los mejores expedientes académicos

El Norte
EL NORTEValladolid

Las universidades públicas de Castilla y León (Burgos, León, Salamanca y Valladolid) tendrán un modelo específico de financiación, ha anunciado este jueves la consejera de Educación, Rocío Lucas, durante su comparecencia en las Cortes regionales para explicar sus proyectos de legislatura (2019-2023).

Este modelo de financiación, previsto en la ley, facilitará el aumento progresivo del presupuesto destinado a las universidades públicas durante los próximos ejercicios, y se estructurará en torno a tres tipos netamente diferenciados, ha añadido durante su intervención en la Comisión de Educación del parlamento autonómico.

La primera será una línea básica como fuente básica de recursos, mientras que la segunda tendrá un componente más competitivo a partir de la inclusión de programas de mejora de calidad y eficiencia, además de convocatorias de investigación, informa Efe.

La tercera, en palabras de Lucas, «es una singular de acuerdo con características peculiares y específicas de cada universidad«, y todo ello »sin perjuicio de la legislación financiera y presupuestaria que les sea aplicable«, por una parte, y desde el respeto a la autonomía de las instituciones académicas, por otra.

En relación con el precio de las matrículas, el objetivo es el de aproximarse a la media del resto de España con una bajada total del 20,2 % pero aplicada de forma gradual desde la reducción del cinco por ciento durante el curso pasado, hasta el final de la presente legislatura.

El reconocimiento de la excelencia y del esfuerzo de los estudiantes será compensado con una línea propia de apoyo a los mejores expedientes académicos, ha añadido por otra parte.

En cuanto a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), la consejera ha anunciado que Castilla y León seguirá liderando la petición de una prueba única para «evitar desigualdades que puedan resultar de la realización de pruebas diferentes para el acceso a un distrito universitario único».

«Castilla y León ha liderado esa petición y seguiremos luchando para evitar la discriminación de nuestros alumnos en esta prueba vital para su futuro», ha garantizado.

Además del apoyo a la investigación, la consejera se ha referido a la necesidad de un nuevo acuerdo sobre el mapa de titulaciones después del alcanzado durante la pasada legislatura, convencida de que «es hora de evaluar sus resultados y articular otros que nos ayuden a diseñar grados, másteres y doctorados con dimensión estratégica para Castilla y León».