Una de cada tres hipotecas para vivienda obtiene deducciones fiscales en AJD en Castilla y León

Dos personas conversan con un notario en su despacho./EL NORTE
Dos personas conversan con un notario en su despacho. / EL NORTE

En los últimos cuatro años, cerca de 13.000 compradores se han ahorrado casi 20 millones en Actos Jurídicos Documentados

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que grava los documentos notariales como por ejemplo la escritura de la hipoteca, es uno de esos ejemplos de la 'España plural'. Su gestión pertenece a las comunidades autónomas, de modo que el tipo que se aplica varía en función no solo del valor escriturado, sino del lugar donde se firma el contrato. El gravamen oscila entre el 0,5% y el 1,5% sobre el importe del préstamo hipotecario. En Castilla y León, el tipo es el más alto, si bien cuenta con algunas deducciones.

En los cuatro años que van de 2014 a 2017, en la comunidad se firmaron 42.410 hipotecas sobre vivienda por un total de 3.682 millones de euros, según los datos del INE elaborados a partir de la información contenida en los Registros de la Propiedad. En ese mismo periodo de tiempo, 12.816 compradores de vivienda disfrutaron de beneficios fiscales a la hora de abonar el impuesto de AJD a la Junta. Esto supone que el 30% de los compradores de vivienda obtuvieron una deducción a la hora de tributar. La cantidad bonificada asciende a 19,96 millones, de modo que el ahorro medio fue de unos 1.500 euros, según datos de la Consejería de Economía y Hacienda.

De modo que el tipo general del 1,5% pasa a ser del 0,5% para los hipotecados que sean familia numerosa, o tengan una discapacidad de al menos el 65%, o sean menores de 36 años y se trate de su primera vivienda, no tengan otra y no superen un límite máximo de renta.

El impuesto se queda en un testimonial 0,01% (serían diez euros para una hipoteca de 100.000) si documentan la adquisición de vivienda habitual, todos los adquirentes son menores de 36 años, es su primera vivienda para cada uno y el inmueble está situado en un municipio de Castilla y León de menos de 3.000 habitantes o de menos de 10.000 si dista más de 30 kilómetros de la capital de la provincia. Además, la vivienda debe tiene un valor menor de 135.000 euros y no se puede superar un tope de renta.

El tipo es del 0,5% para la adquisición de inmuebles que vayan a constituir la sede social o centro de trabajo o negocios profesionales de empresas con domicilio fiscal y social en Castilla y León.

El cuento de la lechera

En cualquier caso, AJD lo pagan no solo los compradores de vivienda con hipoteca, sino los adquirentes de cualquier tipo de finca, crédito hipotecario mediante. Entonces, el total de operaciones entre 2014 y 2017 es de 69.954, por un importe total de 7.017,8 millones de euros.

Los Técnicos de Hacienda (Gestha) calculaban que los cerca de 70.000 hipotecados entre octubre de 2014 y julio de este año en Castilla y León abonaron unos 160 millones en el tributo en cuestión. La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, hizo una estimación de unas 50.000 liquidaciones afectadas en los cuatro últimos años, con un importe de más de 120 millones. Los 5.000 millones de que habló la ministra de Hacienda a nivel nacional daban como resultado en la comunidad (que tiene una cuota del 3% sobre el importe total de las hipotecas del país) unos 150 millones. Todas estas hipotéticas cantidades yacen ahora junto al cántaro de la lechera aquella del cuento.

 

Fotos

Vídeos