Uno de cada tres coches que circula por Castilla y León es anterior a la Guerra de Irak

Una grúa retira un viejo R-5./EL NORTE
Una grúa retira un viejo R-5. / EL NORTE

Solo Ceuta y Melilla tienen coches con una antigüedad mayor que la media de la comunidad autónoma

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Castilla y León es casi algo así como un parque jurásico de vehículos de cuatro ruedas. De hecho, si no fuera por Portugal, la comunidad autónoma sería el lugar con los coches más viejos de toda la Península Ibérica. La edad media de los automóviles que circulan por las carreteras castellanas y leonesas se sitúa ya en 12,3 años, según datos de la consultora MSI para la patronal de los concesionarios, Faconauto. Además, el 35,3% del parque automovilístico regional tiene 16 o más años. Es decir, que más de un tercio de los coches fueron comprados cuando José María Aznar gobernaba con mayoría absoluta... o antes. De los tiempos de la Guerra de Irak, la catástrofe del Prestige o el primer título de Fórmula 1 de Fernando Alonso.

A juicio de la patronal de los vendedores, los datos ponen de manifiesto «la necesidad de rejuvenecer el parque para avanzar hacia una movilidad descarbonizada, para mejorar la seguridad vial y para evitar los episodios puntuales de contaminación que sufren las grandes ciudades». Faconauto pronostica que, lejos de rejuvenecer, el parque será cada vez más viejo en los próximos años, si no se articulan medidas de choque que lo saneen. Así, en 2025, el 43,4% de los coches en circulación tendrá dieciséis años o más (31,7% actual) y la edad media rozaría ya los 14 años.

Según el estudio, sólo Ceuta y Melilla tienen coches con una antigüedad media más elevada que Castilla y León, con 13,2 y 13,3 años, respectivamente. las ciudades autónomas africanas, hasya el 44,5% de los turismos en circulacion tienen 16 años o más. Cataluña y Madrid, con 11,3 años de edad de media dan al valor más bajo. Las cuotas más reducidas de coches que son al menos 'dieciseisañeros' se dan en el País Vasco, con el 30,1%; Cantabria, con el 30,3% y Madrid, con el 30,8%.

Más inconvenientes

Los coches de más de diez años tienen mayor riesgo de accidente, ya que es habitual que no cuenten con un mantenimiento correcto, ni tampoco con los mejores sistemas de seguridad. No es raro que sus sistemas de iluminación dejen bastante que desear, al igual que sucede con sus cinturones de seguridad. Así que, en caso de accidente, las lesiones de sus pasajeros suelen ser de mayor gravedad.

Según un estudio del RACE, basado en los datos de accidentabilidad, durante la crisis se produjo un aumento del 78% de las víctimas de accidentes de tráfico que viajaban en un coche de más de 15 años. «El riesgo de fallecer en un coche con más de 15 años se duplica con respecto a otro con menos de cuartro años de edad», señalan. Según datos de la DGT, en 2017 la antigüedad media de los turismos implicados en accidentes mortales se situó en 13,8 años. Por otro lado, la antigüedad del parque tiene un efecto importante en lo que a emisiones de CO2 y NOx se refiere.

Creen en Faconauto que «la renovación no se va a producir en los próximos años, tal y como indicaban previsiones anteriores, ya que el «parón» del mercado de los últimos siete meses ha acentuado la tendencia de que los coches dados de baja son menos que los que se matriculan». La asociación advierte de que sólo con un plan de renovación intensivo, ambicioso en su presupuesto y que se extendiera en los próximos cinco años, se podría detener este envejecimiento. No en vano, recuerdan que los mayores niveles de achatarramiento de coches coinciden con la vigencia de los planes estatales de renovación del parque, especialmente con los PIVE, que desde el 2012 encadenaron ocho ediciones, y lograron retirar de la circulación un millón de coches con más de diez años.