https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/castillayleon-startinnova-desktop.jpg

A los mentores, sin tapujos

A los mentores, sin tapujos

Ibermaq fabrica automatismos para Renault y recibió a este grupo de alumnos

EL NORTE

Hay una diferencia entre acudir a una empresa con los alumnos dentro del programa Start Innova o hacerlo con la clase en una excursión cualquiera. El foco. Lo explica mejor Marcos Pérez, uno de los responsables del programa en el IES La Merced. «Normalmente vas a una empresa y te enseñan cómo es el proceso productivo, que es más para escolares. En nuestra visita a Ibermaq, que hace automatismos para Renault y otra empresas, lo dirigieron más al método Canvas, que es la base del proyecto, ver de dónde sacan la idea, los fondos, los recursos con los que cuentan...».

¿Qué es el método Canvas? Pues consiste en estructurar una idea de negocio en un simple folio, a partir de nueve apartados bien definidos. En eso trabajan los alumnos, y por eso sus preguntas son directas. «No se andan por las ramas, preguntan lo que pueden aplicar en la práctica», advierte Marcos Pérez. «Por eso son más productivas».

El IES La Merced ha inscrito a tres grupos de cuatro alumnos en el proyecto Start Innova. «Trabajamos con doce estudiantes que tienen fundamentos de administración y gestión de empresas, y lo he encuadrado en la asignatura de segundo de Bachillerato porque se adapta muy bien al currículo de la materia y a las competencias básicas que pretendo conseguir que adquieran», explica. ¿Qué competencias son esas? Pues «el fomento del espíritu emprendedor, habilidades como la asertividad, o poder plasmar ideas que pueden tener una salida profesional».

noticia relacionada

Son alumnos, además, cuya generación aún ha vivido la educación tradicional de lecciones magistrales, apuntes y exámenes de 'memorieta'. En la universidad, aunque con defectos, les espera Bolonia y un método de trabajo muy diferente. «Así trabajamos en equipo, que no están habituados. Pretendo que apliquen el aprendizaje a través de proyectos, y eso les permite desarrollar el aprendizaje autónomo y que sean capaces de buscar información y contenidos, y luego aplicarlos».

Luego, por supuesto, está el asunto tecnológico. Ese que va más allá de sacarle partido al móvil, y que utiliza los 'cacharritos' para sacarles partido profesionalmente. «Desarrollan competencias en tecnología, no solo por utilizar una plataforma como la de Start Innova, sino porque además usan Google Drive, por ejemplo, de modo colaborativo, y se hacen videoconferencias con expertos y hacen algo que no han hecho antes, que es enviar preguntas y que se las respondan en directo».

Antes del día 19, o lo que es lo mismo, antes de que les den las vacacines navideñas, los estudiantes tienen que dejar pergeñado con el método Canvas su plan de negocio. Un proyecto que debe responder a nueve cuestiones. Segmentar el mercado para saber quién sería el cliente potencial; qué valor tendría el negocio para esos clientes; qué canales de distribución y de comunicaciones se emplearían; cómo se van a realizar las relaciones con los clientes; de qué fuentes de ingresos se dispondrá; cuáles son los recursos clave, tanto tangibles como intangibles, para que el proyecto tenga éxito; qué actividades clave deben realizarse para que la empresa tenga ese valor que se busca cubrir; qué socios hacen falta para llevar a cabo el proyecto y, por último, cuál será la estructura de costes del proyecto, tanto fijos como variables.

Lo mejor de este método es que permite diseñar una idea de negocio de una manera muy clara y esquemática. Así, resulta más sencillo identificar los posibles puntos débiles de la idea y buscar las soluciones necesarias, al tiempo que permite estructurar con nitidez qué aspectos serán esenciales para conseguir que el proyecto se haga realidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos