Sequía y topillos marcan la primera reunión de Carnero con el sector agrario

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero (en el centro), preside el Consejo Agrario de Castilla y León. /Ical
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero (en el centro), preside el Consejo Agrario de Castilla y León. / Ical

A la ya anunciada autorización para el volteo de las tierras, la Junta de Castilla y León suma ahora la acometida en 500 kilómetros de cunetas de carreteras autonómicas para acabar con los escondites de esos animales

S. G.

«Llegar a acuerdos y negociar». Esas son dos de las claves que dan sentido al Consejo Agrario de Castilla y León y que recordó tras su primera participación en el mismo el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero.

Los principales asuntos que se llevaron a esta convocatoria fueron la situación de sequía y el repunte de topillos, especialmente, en las provincias de Palencia y Valladolid.

Noticias relacionadas

En el caso de los roedores, Carnero definió la situación como una «plaga endémica», sujeta a picos de población como el que se vive actualmente y que ha obligado a la administración a tomar medidas de coordinación con otras consejerías, diputaciones o la propia Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), además de acciones concretas que están mucho más limitadas que, por ejemplo, en 2007 cuando se produjo una situación de plaga.

A la ya anunciada autorización para el volteo de las tierras, la Junta de Castilla y León suma ahora la acometida en 500 kilómetros de cunetas de carreteras autonómicas por las que ya están pasando las motoniveladoras con el objetivo de reperfilar las mismas y así, acabar con los escondites de esos animales.

«El repunte de población nos preocupa», reconoció el consejero, «pero no tenemos constancia de que sea como lo de 2007».

Recordó que tanto la quema de rastrojos como el uso de rodenticida están totalmente descartados, es más, hay una sentencia que prohibe estas acciones.

Las organizaciones profesionales agrarias se mostraron especialmente críticas en este punto, «no se ha hecho nada para avanzar desde 2007 y hemos quitado medidas sin analizar las consecuencias que tuvieron la quema o el rodenticida», declaró el presidente de Asaja, Donaciano Dujo.

Reclamó una especial vigilancia en la zona cero, la parte palentina de Tierra de Campos, y que el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y su consejera de Sanidad, Verónica Casado, «se trasladen a la zona de La Nava, en Palencia, para que comprueben la catástrofe económica y sanitaria que se está viviendo».

La teoría de Dujo es que el repunte de los topillos se inicia «en terrenos comunales como cunetas o arroyos por lo que ahí es donde deben realizar controles de limpieza y vigilancia las administraciones».

Aurelio Pérez, coordinador de la Alianza UPA-COAG, se decantó por la necesidad de realizar estudios, «tenemos que saber el motivo por el que siempre aparecen en esa zona cero y no ocurre en otras provincias».

Jesús Manuel González Palacín apostó en esa reunión por «dar la batalla a nivel administrativo» con el objetivo de «conseguir una excepcionalidad porque es increíble que no se pueda utilizar la lucha química y decir que no se puede, es lo más cómodo».

Seguro agrario

La necesidad de potenciar el seguro agrario parece que fue una de las cuestiones que puso de acuerdo a toda la mesa y el propio consejero se comprometió a «liderar» ante el Ministerio la reivindicación de conseguir un modelo «atractivo en sus condiciones» y para ello «nos vamos a emplear a fondo» con la meta también, de que en un futuro, se tengan en cuenta los rendimientos o se incluyan producciones que ahora mismo no cuentan con coberturas como el forraje y los pastos.

«El seguro agrario es una cuestión vital para esta comunidad que climatológicamente tiene cada año más problemas», insistió Donaciano Dujo, «hay que cambiar claramente la posición que tiene Agroseguro porque últimamente solo quiere rebajar coberturas y subir el precio y pedimos lo contrario».

Percepción de la reunión

Independientemente de la importancia de los temas tratados, la reunión del Consejo Agrario tenía el aliciente añadido de tratarse de la primera vez en la que el consejero y las organizaciones agrarias se veían cara a cara.

En este sentido, Donaciano Dujo comentó que la charla se desarrolló según «lo lógico y normal» pues no deben olvidar que «el consejero ha llegado hace tres o cuatro días y le vienen problemas importantes y tiene que adaptares al equipo».

Precisamente eso fue lo que más le molestó a Aurelio Pérez, que todavía ayer no se hubieran definido los equipos, «algo principal para seguir trabajando» por lo que definió la reunión como «un consejo de trámite». Parece que a lo largo de la semana se conocerán esas designaciones que afectan a las direcciones generales.

Por último, Jesús Manuel González Palacín vio al consejero «con ganas de trabajar y de negociar y eso es algo muy importante porque en esta consejería, la negociación ha brillado por su ausencia los últimos cuatro años».

Jesús Julio Carnero afirmó que tanto la consejería como la Junta «necesitamos a las organizaciones agrarias porque el objetivo es el mismo», al tiempo que apuntó que el Consejo Agrario es un órgano de participación «estable». Precisamente, la convocatoria del mismo ha resultado ser la primera iniciativa del recién nombrado consejero que tiene por delante.