De Santiago-Juárez considera un error la «derechización» de Pablo Casado

El vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez./Gabriel Villamil
El vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez. / Gabriel Villamil

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León cree que el PP ha pagado también «un exceso de soberbia de la anterior etapa»

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

La Junta de Castilla y León hizo este lunes su propia valoración del desplome electoral del Partido Popular a través del vicepresidente del gobierno autonómico, José Antonio de Santiago-Juárez. «No es una simple derrota del PP, sino un fracaso electoral. Responde a varias causas y la mayoría de ellas no son achacables a Pablo Casado [presidente nacional del partido]. Pero hay una que sí que se le puede atribuir: el giro a la derecha en esta campaña. Eso ha perjudicado al PP. En primero de Política se aprende que las elecciones se ganan en el centro. Sucede en todos los países de mundo y más en España. Eso sí que es responsabilidad de Pablo Casado», apuntó De Santiago-Juárez.

El vicepresidente de la Junta consideró también que otras causas de la debacle electoral de los populares tiene su origen en la etapa anterior. «Pablo Casado cogió el partido con esa herencia. Son cuestiones que tienen que ver con una corrupción de mucho tiempo, mal abordada y mal explicada. Y también con un abordaje de las tensiones territoriales, especialmente la catalana, con ciertos temores y ciertas dudas del anterior gobierno de Mariano Rajoy. Cuestiones que tienen que ver igualmente con una falta grave de comunicación. Sin embargo, esto no se le puede achacar a Pablo Casado. Hay una combinación de causas, de las cuales solo se le puede hacer responsable del giro a la derecha. Las demás son heredadas», insistió José Antonio de Santiago-Juárez.

A juicio del vicepresidente de la Junta y portavoz del gobierno regional, las responsabilidades han de ser «compartidas por todo el partido». «Se suele decir 'alguna cosa hemos hecho mal'. No, hemos hecho muchas cosas mal para cosechar el resultado que hemos obtenido.Es bueno analizarlo y diagnosticarlo bien. Las causas que he apuntado deben ser analizadas, aunque existen más que convendría repasar despacio. Insisto en que esas causas no son responsabilidad de Pablo Casado. La única responsabilidad que puede tener es el giro que dio durante toda la campaña, derechizando mucho el partido. La herencia es responsabilidad de todos y deberíamos diagnosticar las causas para que no se vuelvan a producir y tomar medidas sobre ellas».

De Santiago-Juárez también detecta «un exceso de soberbia» en el Partido Popular, procedente «de la anterior etapa». «No lo digo por Pablo Casado, que puede tener muchas cosas, pero nada de soberbio», aclara.

La pérdida de 71 diputados en el Congreso, de los cuales diez se han evaporado en Castilla y León tras el duro correctivo en las urnas, confronta al Partido Popular con un escenario temible en las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo. Para José Antonio de Santiago-Juárez, el PP aún está a tiempo de revertir la tendencia, siempre que elabore un diagnóstico rápido y efectivo. «Tenemos que empezar ya a modificar las cosas. 'Ya' significa mañana. Debemos intentar cambiar lo que se puede cambiar, porque algunas cosas están instaladas en la memoria colectiva del pueblo español, que es el que ha decidido este voto de castigo al Partido Popular. Sin embargo, hay otro tipo de situaciones que sí se pueden corregir de manera inmediata. Si somos capaces de diagnosticarlo correctamente, lo podremos corregir. Veremos lo que sucede en menos de un mes.Las elecciones municipales y las autonómicas son diferentes a las generales. No sé qué puede pasar, pero si queremos que gire el voto deberemos corregir todas estas cuestiones que se pueden corregir, no aquellas que forman parte de la memoria», propone el vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

Entre esos aspectos que el PP no puede borrar del imaginario colectivo figuran los episodios de corrupción, causa final de la moción de censura que derribó el gobierno de Mariano Rajoy y que permitió la primera llegada de Pedro Sánchez al Palacio de la Moncloa, circunstancia que ha revalidado ahora el líder socialista en las urnas. «Sin embargo, hay cosas que sí se pueden corregir. Antes hablaba de un exceso de soberbia. Eso se puede revertir con humildad y cercanía. Igual que el giro a la derecha».

De Santiago-Juárez explica que él no se considera un hombre de derechas, a pesar de pertenecer al Partido Popular. «No me siento de derechas. A lo mejor lo soy, pero no me siento así. Tampoco creo que las políticas que ha desarrollado el gobierno del presidente Herrera sean unas políticas de derechas. Son políticas basadas en mejorar los servicios públicos esenciales, los que configuran el Estado del Bienestar. Que yo sepa, no son de derechas, sino de centro. Se trata de políticas sociales. No es tanto lo que hacemos sino cómo lo hemos comunicado. No sé si lo hemos hecho por temor a Vox, supongo que sí. Así que debemos volver al centro. Es algo que podemos hacer. Es muy difícil decir ahora si el 26 de mayo vamos a vivir una situación parecida. Espero y deseo que se corrija, pero habrá que esperar. No se pueden poner 'peros' al resultado de estas generales: son un fracaso y una debacle. Es lo que ha ocurrido. Así que elaboremos un diagnóstico rápido para pensar ya en el futuro».