El relevo de Herrera y los debates se cuelan en el Villalar más político de los últimos años