La región recupera 17.600 hectáreas de maíz en un año que se espera bueno

Una parcela sembrada de maíz en Pollos (Valladolid)/El Norte
Una parcela sembrada de maíz en Pollos (Valladolid) / El Norte

Las diferencias de precio en las lonjas son significativas y mientras que en León se cotiza la tonelada a 163 euros en Salamanca lo hace a 184

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOValladolid

«Hasta que no empiecen a trabajar las cosechadoras no se puede decir nada definitivo pero parece que en cuanto a producción la campaña viene bien», aseguraba José Antonio Turrado, secretario general de Asaja, sobre la situación del maíz que al menos en su provincia, León, y de manera generalizada, presenta un buen ciclo. Según los datos de la Consejería de Agricultura y Ganadería este año se han sembrado 109.925 hectáreas, 17.602 más que el año anterior que fueron 92.323.

Turrado interpreta que es un cultivo «al alza en los regadíos superficiales de la comunidad», otra cuestión es en las zonas donde haya que obtener el agua de mayor profundidad pero si no, «no es que sea una alternativa, es que a día de hoy no tiene competencia, es el cultivo estrella, viable». Su teoría es que en zonas donde se vayan modernizando regadíos como Payuelos en León o La Armuña en Salamanca «tiene posibilidades de crecer, el potencial es infinito y más teniendo en cuenta que España es un país netamente importador y que es un producto no perecedero».

La sementera

La provincia de León es la que más superficie destina a este cultivo, suma 60.046 hectáreas, seguida a mucha distancia de Salamanca, con 17.017 hectáreas. En ambas zonas se pudo sembrar en el momento más óptimo, de hecho, Raúl del Brío, vocal en la mesa de cereales de la Lonja de Salamanca, recuerda la sementera como «una de las mejores de los últimos años». En el caso leonés, «el ciclo viene unos 15 días adelantado, a mediados de julio ya se veía la floración por lo que si sigue este calor en septiembre, a mediados de octubre empezará la recolección».

En la Vega del Duero, en las provincias de Valladolid y Zamora, la recogida se suele adelantar más pero este año las dudas iniciales sobre la campaña de riego en ciertos puntos hizo que se apurara más la siembra, hasta que se asignaron las dotaciones. El caso más evidente es el de Ávila donde la campaña de riego en comunidades como la de Río Adaja no ha abarcado más del tercio de la superficie y en esa provincia se ha pasado de 1.163 hectáreas en 2018 a las 410 hectáreas de esta campaña.

«Da igual recoger 15 días antes o 15 días después, lo que interesa es una campaña larga para no saturar los almacenes, indica Turrado, «los secaderos tienen una capacidad limitada y el maíz almacenado húmedo pierde calidad y se devalúa el producto lo bueno es que sea una campaña larga, que empecemos en octubre y terminemos a primeros del año que viene y ahora mismo, que nos distanciemos de Andalucía que ya ha empezado».

Precios «muy bajos»

En relación al precio, dice que son «muy bajos» y esta misma semana la tonelada de maíz en la Lonja de León ha cotizado a 163 euros, «es el precio real, al que vende el productor», deja claro.

Llama bastante la atención la diferencia de precio que se da con Salamanca donde la mesa de cereal marcó en la última lonja 184 euros por tonelada y la media del último año no ha bajo de los 183 euros. «León tiene más producción pero Salamanca concentra más consumo porque aquí hay más ganadería, se necesita para piensos y además, está el gasto de tenerlo que traer hasta aquí», justifica Raúl del Brío. Su impresión es que «los cereales en la Lonja de Salamanca siembre suelen cotizar más alto, nos defendemos bien», bromea, «y este es el precio que se traslada a la realidad, con variaciones insignificantes».

Concluye Raúl del Brío que en esta zona de la comunidad «el maíz puede estar rematado en 15 días, todo depende de las temperaturas aunque las perspectivas son buenas, ha habido algo de araña roja pero muy poca».

Por último, recurre a eso mismo de que habrá que ver las máquinas en las tierras, «el maíz es un cultivo con un gran desarrollo vegetativo, muy exuberante pero a veces no es lo que parece y la mazorca no está bien», explica.