Castilla y León

El PSOE regional ya trabaja sobre la fecha del 28 de abril para las generales

Una reunión del comité electoral del PSOE de Castilla y León el pasado 28 de enero./Rubén Cacho-ICAL
Una reunión del comité electoral del PSOE de Castilla y León el pasado 28 de enero. / Rubén Cacho-ICAL

Los socialistas confían en que la cita electoral del 26 de mayo se centre solo en los problemasde Castilla y León

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

Este viernes es el día. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desvelará la fecha de las próximas elecciones generales y en el PSOE de Castilla y León el deseo está claro: urnas el domingo 28 de abril. Sobre esa fecha trabajan ya los socialistas, que consideran que Sánchez atenderá las demandas de las distintas federaciones regionales para evitar el 14 de abril (domingo de Ramos, en conflicto con la Semana Santa) y, sobre todo, el 26 de mayo. La idea de un 'superdomingo' electoral que aúne elecciones generales, municipales, autonómicas y europeas contaminaría los debates autonómicos y, en la visión socialista, permitiría sacar rédito al PP, ya que «se hablaría menos de los problemas de Castilla y León» y del desgaste de 31 años de gobierno popular en la Junta.

En cambio, el 'superdomingo' del 26-M es el escenario preferido por el gobierno regional, como apuntó ayer la consejera-portavoz, Milagros Marcos. «Unas elecciones suponen un gasto importante. Si ya tenemos una fecha, parece razonable que se haga coincidir las fechas, aunque solo sea por el criterio de ahorrar», expuso. Es la misma idea lanzada por el presidente nacional del PP, Pablo Casado, que considera que se evitaría un gasto de 200 millones a las arcas públicas. Sin embargo, Alfonso Fernández Mañueco, candidato popular a la Junta, abogó este jueves por no hacer «especulaciones», señaló que el PP está preparado para «ganar» en cualquier fecha y tipo de contienda electoral y se mostró partidario de «esperar» a la decisión final de Pedro Sánchez.

Hay otras voces, que apuntan a la posibilidad de que las generales se celebren después del verano. En algunos casos, como señala un miembro del PP, solo se trata de una intuición. En otros, como sucede en el PSOE de Soria, de un deseo. Luis Rey, secretario socialista en esa provincia, consideró «idóneo» posponer la fecha más allá del periodo estival para avanzar en proyectos pendientes, como la apertura de la cárcel o el centro de referencia estatal en la capital soriana, según recogió Ical. En Zamora sucede algo parecido, ya que los socialistas trabajan para que el campamento de Monte la Reina acoja a dos batallones del Ejército y esos acuerdos podrían cerrarse con el gobierno de Sánchez con unos meses más de plazo. En cualquier caso, en el PSOE regional se entiende que se trata de cuestiones puntuales que no afectarían gravemente al interés colectivo para que las elecciones generales se celebrasen el 28 de abril. En esa fecha, según análisis internos, el PSOE puede optimizar sus recursos ya que todos los cargos, candidatos y militantes tendrían que luchar a brazo partido para dejarse la piel y ofrecer el mejor resultado posible en las generales, un mes antes de someterse otra vez al escrutinio de las urnas, esta vez municipales y autonómicas. Es un factor que también se tiene en cuenta en la Moncloa. La única pega de este escenario del 28-A, al que apuntan todas las previsiones, es que la primera semana de campaña electoral para las generales transcurriría en plena Semana Santa.