El Procurador pide a Educación que atienda el cambio de pañal o ropa de escolares en los colegios

Mochilas y babis en el perchero de un colegio./A. Quintero
Mochilas y babis en el perchero de un colegio. / A. Quintero

Tomás Quintana entiende que no es función «habitual» del profesorado, que hay padres que no pueden acudir al centro cuando su hijo se orina accidentalmente y que el niño no puede permanecer 'sucio' en el aula

S. ESCRIBANO

El nuevo Procurador del Común, Tomás Quintana López, plantea a la Consejería de Educación que implante medidas para «dar respuesta a los supuestos en los que padres y tutores no siempre tienen disponibilidad para acudir a los centros educativos cuando son requeridos para atender la higiene de sus hijos, ya sea por motivos labores o de cualquier otra índole, a cuyos efectos sería preciso que, para la etapa de Educación Infantil, se dispusiera de personal de apoyo habilitado para realizar dicho cometido».

El Defensor autonómico concluye la investigación de una queja que empezó a tramitar su antecesor, Javier Amoedo, interpuesta por los padres de un alumno de tres años escolarizado en un centro rural agrupado de la provincia de León, que acude al colegio con pañal. El Procurador del Común ha aglutinado en esta queja varias sobre estos casos interpuestas por padres de otros niños sin ningún tipo de retraso madurativo. Aunque la resolución tiene un mayor alcance ya que se hace eco de situaciones más habituales (el uso de pañal en aulas de 3 a 6 años es excepcional), de niños sin necesidades especiales de atención que se hacen pis de forma accidental por descuido o cuestiones puntuales. Algo mucho más cotidiano.

Quintana reconoce que cualquier alumno de Infantil, incluidos los que no presentan necesidades educativas especiales, puede orinarse puntualmente y que hay que atenderle

En el caso concreto que origina la queja, entre el 10 de septiembre y el 4 de octubre, los responsables del centro avisaron a los progenitores en cuatro ocasiones para que fueran a cambiar al niño.

En una de ellas, el padre se personó en el colegio acompañado de agentes de la Guardia Civil «exigiendo que la maestra tutora cambiase el pañal al alumno cuando fuera necesario o que se designase de modo inmediato a quien pudiera ocuparse de dicha tareas», según refleja el informe de la inspectora de Educación remitido al Procurador del Común, que señala que son los padres o personas en las que estos deleguen quienes solventan estas situaciones.

El niño había estado integrado en un programa de atención temprana de la organización Asprona-Bierzo y se había incorporado este curso al segundo ciclo de Educación Infantil con la necesidad de usar pañal al no controlar esfínteres y arrastrar cierto retraso madurativo en el ámbito de la comunicación.

El Procurador del Común reconoce que no es labor del personal docente el cambio de pañales y de ropa de modo habitual, que los padres deben implicarse en todos los aspectos del ámbito educativo, pero que debe primar el evitar situaciones en las que los menores puedan permanecer en el colegio «en condiciones higiénicas inadecuadas».

Quintana incide en la situación de los padres de niños escolarizados en el medio rural y que trabajan a kilómetros de la escuela a la que acuden sus hijos, con la dificultad que eso añade al desplazamiento para atender cuestiones como la que suscita la queja.

Educación facilita personal de apoyo en casos de problemas graves de autonomía personal en alumnos con diagnóstico de discapacidad física y trastorno generalizados del desarrollo y lo que el Procurador del Común recomienda a la consejería de dirige Fernando Rey es un protocolo de actuación para situaciones que no llegan a esa catalogación.

En el caso del niño que centra la queja, la inspectora explica que el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Villablino está elaborando un informe para establecer las medidas que necesita. Quintana señala que ese cambio de ropa a un alumno de infantil porque no controle esfínteres puede darse de forma puntual con escolares que no presentan ningún tipo de necesidad educativa especial.

Más allá de esta situación concreta, la resolución del Procurador del Común recalca que unas instrucciones claras para interpretar el papel del profesorado en el mantenimiento de la higiene de los alumnos de Infantil para evitar esas situaciones «inadecuadas» evitaría «interpretaciones erróneas» y «tensiones» entre docentes y padres.

El Procurador del Común ha remitido la resolución a la Consejería de Educación, que deberá comunicarle si la acepta o no.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos