El Procurador del Común pide controlar a los médicos de Sacyl con consulta privada

Quirófanos del Hospital Clínico de Valladolid. :: /Henar Sastre
Quirófanos del Hospital Clínico de Valladolid. :: / Henar Sastre

Varios facultativos denuncian la falta de rigor en el cumplimiento de la Ley de Incompatibilidades

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

El 39% de los médicos de Castilla y León trabajan a la vez en la pública y en la privada. Este tipo de doble actividad debe ajustarse a la Ley de Incompatibilidades y requiere un control por parte de la Junta que, a juicio del Procurador del Común, no se cumple actualmente de forma aceptable. La queja de médicos de León, bajo el paraguas de la Plataforma Social de Defensa de la Sanidad Pública ante dicho defensor del pueblo, ha logrado el apoyo de esta institución que ha resuelto –es una de las últimas resoluciones del anterior procurador, Javier Amoedo– instar a la Junta a un mejor control de estas situaciones que pueden ir en detrimento de la calidad asistencial en los centros de Sacyl.

Defienden que una falta de rigor en la compatibilidad de ambos ámbitos lleva a veces al incumplimiento con las necesidades y horarios de la pública y, lo que es peor, a un interés en la no aplicación y desarrollo de técnicas pioneras para poder realizarlas en centros privados; así como otros intereses espurios como los de aumentar la lista de espera para favorecer a la consulta privada. Una situación general en toda la comunidad que «repercute mucho en las poblaciones donde hay poco personal cualificado que realicen determinadas técnicas y tratamientos eficientes y novedosos en la atención especializada pública y los pocos que lo están publicitan y reservan esas prácticas para la actividad que compatibilizan en la privada. En algunas especialidades como Traumatología es alarmante», explican.

Asimismo critican que «esto no ocurre en ningún otro colectivo de empleados públicos pues la ley de incompatibilidades lo impide», señala uno de los afectados. Por todo ello, el Procurador del Común sugiere que la Consejería de la Presidencia refuerce las actuaciones de supervisión del cumplimiento de la normativa de incompatibilidades de los especialistas del Sacyl y «valore incluir un apartado específico de control de las autorizaciones de compatibilidad de estos profesionales sanitarios en el Plan Anual de la Inspección de Servicios de Castilla y León para 2019». Y, respecto a la de Sanidad, pide que realice actuaciones de oficio –la última fue en 2016– sobre el incumplimiento de la normativa de incompatibilidades por médicos de Sacyl, «adoptando las medidas disciplinarias pertinentes».