«Con las personas con discapacidad es hora de que pasemos de los derechos a los hechos»

Juan Pérez Sánchez, presidente de Plena Inclusión Castilla y León./El Norte
Juan Pérez Sánchez, presidente de Plena Inclusión Castilla y León. / El Norte

El presidente de la ONG Plena Inclusión Castilla y León asegura que el colectivo tiene «unas ganas tremendas» de estar presente en la sociedad

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Juan Pérez Sánchez es el presidente de Plena Inclusión Castilla y León, la federación regional de entidades de familiares de personas con discapacidad intelectual, que se fundó en noviembre de 1977. Plena Inclusión es el movimiento mayoritario de la discapacidad intelectu en España, con 52 años de historia que comenzó como Feaps. La federación de Castilla y León atiende de forma directa a unas 7.000 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo y está formada por 36 entidades con presencia también en el medio rural. Tiene unos 15.000 asociados y dispone de 320 centros en la comunidad, con 2.700 profesionales y 800 voluntarios.

–¿Con qué objetivos trabaja Plena Inclusión Castilla y León?

–Para nosotros lo más importante es conseguir la integración de las personas en la sociedad y mejorar su calidad de vida. Esto significa que tenemos que luchar mucho por conseguir derechos y oportunidades para que estas personas tengan una vida digna y puedan participar en la sociedad en igualdad de condiciones que cualquier otro ciudadano. Somos una organización de familias con el objetivo de reivindicar derechos y de apoyarnos para mejorar y adaptarnos a los cambios y a los retos constantes que tienen los tiempos. Queremos ser creativos, innovadores y estar a la vanguardia. Trabajamos para contribuir a que cada persona con discapacidad intelectual o del desarrollo y su familia puedan tener ese proyecto de calidad de vida. Otros pilares fundamentales son adaptar nuestros servicios a la realidad del momento, hacer un trabajo colaborativo y en red y aumentar la visibilidad social del colectivo.

¿Qué necesidades tienen los usuarios de Plena Inclusión?

–El colectivo de la discapacidad en general tiene grandes necesidades. La discapacidad en estos momentos es un colectivo con unas ganas tremendas de reivindicarse, de estar presente en la sociedad y de ser útil. Una de las cosas más importantes para nosotros es seguir trabajando en el tema de los derechos. Las personas con discapacidad intelectual queremos que sean fuente de derechos subjetivos, entendiendo como tales aquellos que están pegados a las personas y que van mucho más allá del criterio concreto y particular que un determinado gobierno de un determinado color político pueda tener en un momento concreto. También creemos que va siendo hora de que pasemos de los derechos a los hechos. Está muy bien que los derechos se promulguen, pero es necesario que se desarrollen y que estas personas puedan disfrutar de los mismos. Legislar está muy bien, pero después eso se tiene que desarrollar y normalmente siempre requiere una dotación presupuestaria que en muchos casos por desgracia no existe.

¿Por qué dan tanta importancia al empleo?

–Porque el objetivo fundamental de las personas con discapacidad intelectual es la integración en la sociedad y yo personalmente no conozco fórmulas mucho mejores que la consecución de un puesto de trabajo. A través de un puesto de trabajo, la persona tiene los fundamentos básicos para la integración porque la relación contractual es fuente de derechos, porque tiene una independencia económica y por esa relación con otras personas. Es el mejor caldo de cultivo para que una persona pueda realmente integrarse en la sociedad.

¿Cómo se trabaja para promover el empleo?

–Nos parece que esto tiene que ser una labor coordinada con la sociedad, que tiene que sensibilizarse de que estas personas son útiles, de que pueden necesitar unos apoyos especiales pero que pueden rendir adecuadamente. Nos estamos dirigiendo mucho a la empresa normalizada para decir aquí está nuestra gente y contar con ellos y estamos insistiendo mucho para que haya una reserva de contratación en la oferta pública de empleo. Además, Plena Inclusión tiene en estos momentos unos 40 centros especiales de empleo, donde damos ocupación a unas 2.300 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos