El menú de los colegios públicos cuesta 1,67 euros más al día en León que en Segovia

Niños comiendo en el comedor escolar de San Pedro de Baltanás, en Palencia./Luis Antonio Curiel
Niños comiendo en el comedor escolar de San Pedro de Baltanás, en Palencia. / Luis Antonio Curiel

El precio que pagan las familias por este servicio autonómico oscila entre los 3,61 y los 5,o3 euros para los comensales habituales, y llega a los 5,28 para los esporádicos

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANOVALLADOLID

El menú que ayer se sirvió a los alumnos de Centro Rural Agrupado (CRA) leonés de Lorenzana fue arroz con tomate, tortilla y ensalada y el que comieron los escolares segovianos del CEIP (Colegio de Educación Infantil y Primaria) Eresma consistió en alubias blancas estofadas y lomo a la planta con tomate al horno. De postre tuvieron todos fruta y acompañaron los platos con pan. La diferencia entre el primero y el segundo, gustos culinarios aparte, es que el leonés costó a las familias 5,03 euros y el segoviano, 3,36 euros. Eso en el caso de los usuarios habituales, que acuden al menos la mitad de los días lectivos del mes. Para los esporádicos, el precio en esas dos demarcaciones de comedor es de 5,28 y 3,61 euros.

Las empresas que gestionan los comedores escolares de la Junta de Castilla y León facturan hasta trece tarifas diferentes en función de la zona de la comunidad en la que estén. En algunos casos, la disparidad de tarifas es de céntimos, casi inapreciable. Pero la brecha entre el área más barata, situada en una parte de la provincia de Segovia, y la más cara, ubicada en León, es de 1,67 euros.

La Junta organiza la gestión a través de quince contratos que parcelan el mapa de la comunidad. Genera disparidad de precios, pero evita un oligopolio y permite la participación de pymes, más competencia y ajustar los pliegos

El coste del comedor para familias de Riaño, Lorenzana o Cistierna que no perciban beca puede suponer pagar 300 euros al año más por escolar, si el pequeño tiene una salud de hierro y no falta a clase, que otra con idénticas circunstancias que resida en la zona Segovia 1. La factura del comedor escolar en el primer caso por los 180 días lectivos sería de 905 euros. La de segundo, de 604.

Tarifas por debajo de la media española y a años luz de la concertada

El precio medio del menú escolar público en Castilla y León es de 4,20 euros, una tarifa que esta en la parte baja de la tabla de las comunidades autónomas y muy alejada de las tarifas que aplican los centros concertados, que suelen rondar el precio del menú del día para un adulto. En Canarias, el menú escolar público cuesta 3,30 euros y en Baleares 6,50. Los precios en Navarra y Cataluña también sobrepasan los seis euros.

Las diferencias de precio se dan entre todas las provincias e, incluso, entre colegios de la misma en el caso de Segovia, Valladolid, Burgos, Palencia y León. ¿Se ha planteado la Junta establecer una tarifa autonómica que iguale lo que pagan los ciudadanos con independencia del lugar en el que vivan?

El director general de Política Educativa Escolar, Ángel Miguel Vega Santos, explica que la Consejería de Educación ha optado por licitar este servicio en varios lotes y no en uno solo para no dejarlo en manos de una única firma y favorecer la participación de pequeñas y medianas empresas, lo que incide en que presenten ofertas más competitivas y permite ajustar más los pliegos de condiciones. El servicio está articulado en quince lotes o zonas y lo prestan cinco firmas o uniones temporales de empresas. Aramark sirve las comidas de Ávila, un área de Segovia y las dos de Valladolid; Igmo las dos de Burgos y Soria; la UTE de Serunión y el Grupo Lince atiende los comedores de una de las áreas de León, Palencia, la otra de Segovia y Zamora; Clece y G. H. Luz da servicio a las dos zonas de Salamanca; y De Celis gestiona los comedores de la zona leonesa que cierra el mapa.

20.301 menús gratuitos

«La diferencia en el precio era mayor antes, cuando cada centro contrataba el servicio por su cuenta. Ahora no es tanta y en muchos casos se atenúa con las ayudas de comedor», argumenta Vega Santos. El servicio es gratuito para aquellos alumnos que están obligados a desplazarse de su localidad para acudir a clase. León es, con 1.850 escolares, la provincia que más alumnos tiene en estas circunstancias, seguida de Burgos, con 1.847. En total hay 7.179 niños que cogen el autobús escolar en los pueblos de Castilla y León y comen en el colegio.

El servicio de comedor saca un 7,96 en el examen de los padres

La Junta envía dos veces al año una encuesta a las familias para conocer el grado de satisfacción del servicio de comedor. Los progenitores otorgaron en junio un 7,96 a los comedores de los colegios públicos, puntuación que subió al 8,2 al valorar si los menús que se sirven son equilibrados y saludables. En los colegios públicos de Castilla y León convive el sistema de línea fría con el de cocinas tradicionales en el centro. La valoración del servicio que arrojan las encuentas no marca diferencias significativas entre uno y otro modelo. Son dos centésimas la puntuación que saca la cocina al cáterin. Un 8,1 y un 7,9 respectivamente. La primera encuensta de este curso se remitirá en enero.

La Junta también paga el menú completo de otros 13.122 escolares que son miembros de familias numerosa de categoría especial, víctimas de violencia de género o del terrorismo, niños en régimen de acogida o que viven en hogares que no superan los 15.039 euros de ingresos anuales. Las familias de otros 1.835 comensales acaban de obtener para este curso una beca del 75% del coste del menú y pagan la mitad los padres o tutores de 4.334 escolares más.

Abonan el precio completo las familias de 9.292 niños que acuden habitualmente al comedor y no encajan en ningún supuesto de beca y las de los 5.813 escolares que no llegan a la mitad de los días lectivos del mes y otros que acuden puntualmente. Entre todos suman 45.665.

El extenso mapa de Castilla y León y la dispersión de centros hace que la Junta mantenga en servicio 506 comedores con características dispares (algunos muy concurridos, con doble turno, y otros con menos de diez niños) y condicionan el pliego de condiciones de un servicio «muy intensivo en mano de obra», según subraya el director general de Política Educativa. La aplicación en su día de convenios colectivos provinciales es uno de los factores que cimentan las diferencias de tarifas.

La Junta acaba de dar de paso la actualización de precios para este curso. La revisión se hace en función de dos variables: el incremento salarial en el convenio nacional de restauración colectiva y el IPC anual de alimentos y bebidas a fecha de septiembre. Las tarifas han subido entre 5 y 6 céntimos.