El 8,4% de los médicos de la región que atienden niños en Primaria no son especialistas en Pediatría

Solo en Zamora y León hay una enfermera por cada consulta infantil, en el resto la comparten. /Gabriel Villamil
Solo en Zamora y León hay una enfermera por cada consulta infantil, en el resto la comparten. / Gabriel Villamil

Solo en Zamora y León hay una enfermera por cada consulta infantil, en el resto la comparten

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Hace unos años era anecdótico que fueran médicos de Familia los que atendieran a los menores en los centros de salud por falta de pediatras. La situación ha ido empeorando, en toda España, y a la también seria carencia de dicha especialidad comunitaria y enfocada a los adultos en Atención Primaria se suma la «precaria» situación de la asistencia cuando se trata de niños por no disponer de suficientes pediatras.

Y no es Castilla y León, ni mucho menos, de las comunidades con peores datos en este sentido. Es más, después de La Rioja, Asturias y Cantabria, disfruta de un bajo porcentaje, desde un punto de vista comparativo, de plazas de Pediatría en centros de salud que no están ocupadas por estos especialistas. Ocurre en el 8,4% mientras que el porcentaje total nacional es del 25,25%. En algunas autonomías, como Baleares llega al 48,97% o al 41,18% que registra Castilla-La Mancha. Que el porcentaje sea de los más bajos no significa que no sea preocupante y más con una mirada a un futuro que amenaza con un fuerte abandono de la actividad laboral por las jubilaciones y con un arrastrado «estancamiento de las plazas Mir». Así lo desvelan los datos de 2018, de la Asociación Española de Pediatría de AtenciónPrimaria (AEPap).

La falta de reposición tras las jubilaciones y el estancamiento de las ofertas delMir explican el déficit

En Castilla y León, hay 286 plazas de pediatras del primer nivel asistencial y 211 plazas son de equipo, es decir adscritas a un centro de salud concreto y 75 son pediatras de área y que, por lo tanto, atienden según necesidades y urgencias en una determinada zona básica de salud lo que supone cambiar de pacientes con frecuencia. De todos ellos, solo 261 están especializados en Pediatría y 25 ocupan tal plaza sin serlo por necesidades asistenciales.

Esta es la primera vez que se recogen datos «tan fiables» de la mayoría de los ambulatorios de las coberturas de médicos especialistas en Pediatría y Áreas Específicas de todas las comunidades y de todas las provincias de forma simultánea. De media, en España uno de cada cuatro niños está atendido por un médico no especializado en infantil y, en Castilla y León, uno de cada casi doce. El reparto es desigual, la mejor situación de toda España, con ninguna plaza de asistencia a menores sin pediatra los registran las provincias de Valladolid y Zamora junto a La Rioja y Zaragoza.

El 45% de los menores de Soria no tienen una consulta especializada en infantil en su centro de salud

Dentro de Castilla y León, los peores datos, con el 45% y el 30% de carencias, son de Soria y Segovia, respectivamente; seguidas de Ávila y León, cada una con el 14% de plazas sin pediatra; Palencia, con un 5% y Burgos y Salamanca comparten el 2%. Soria encabeza con Cuenca,Teruel y varias provincias andaluzas la más negativa contabilidad.

Y el problema no solo radica en la falta de pediatra para estos pequeños, sobre todo en los casos de bebés y niños, en el de los adolescentes resulta menos problemático que los atiendan otros especialistas; pero los cupos, obviamente son variados. El problema además se concentra en las zonas rurales donde, de forma general, son de más difícil cobertura y también empeora con la falta de enfermeros dedicados en exclusiva a las consultas infantiles.

En Andalucía no hay plazas de enfermería solo para niños, lo que supone «una importante merma en la calidad asistencial para los recién nacidos, lactantes, niños y adolescentes», recoge el informe de la AEPap. En Castilla y León, hay un enfermero por cada plaza de pediatra solo en León y Zamora y uno para cada dos en el resto, con la excepción de nuevo de Soria y de Ávila donde este tipo de personal lo comparten médicos de Familia y pediatras. En el resto de España, sí es personal específico aunque no siempre hay un profesional por cada plaza de medicina infantil.

Otro de los aspectos en los que la sociedad científica repara como causa de grave «precariedad» es la figura del pediatra de área. Indica el estudio que «son un tipo de plazas para zonas rurales, en las que el pediatra actúa como consultor de uno o varios médicos de Familia. Siempre que haya una cantidad suficiente de niños, tienen que ser modificadas a plaza de Pediatría de Atención Primaria con un cuidado integral por parte de este especialista infantil. Según nuestros datos ha desaparecido en Galicia y está disminuyendo en Castilla-La Mancha, pero desgraciadamente ha aumentado en Asturias, Cantabria y La Rioja», precisa. Castilla y León, con un 28%, es la segunda comunidad, después de La Rioja (60%), con más facultativos con este contrato.

 

Fotos

Vídeos