Mañueco: «Hagamos realidad los sueños de la gente»

Rajoy felicita a Mañueco tras jurar su cargo como presidente de la Junta./Alberto Mingueza
Rajoy felicita a Mañueco tras jurar su cargo como presidente de la Junta. / Alberto Mingueza

El presidente lidera un gobierno «transformador» con el diálogo como base y la prosperidad de Castilla y León como eje

El Norte
EL NORTEValladolid

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha comprometido este viernes en su toma de posesión a liderar un «gobierno transformador» en el que la base de todo sea el «diálogo y el consenso» y en el que primer un objetivo, por encima de todos, sea lograr «la prosperidad de todos los castellanos y leoneses».

Fernánez Mañueco ha jurado en el Hemiciclo de las Cortes su cargo como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León, acto en el que ha pronunciado un discurso en el que se apuesta ante todo por la «transformación» de la comunidad. «Estamos aquí porque los castellanos y leoneses han elegido moderación, políticas de centro y liberales», ha señalado Fernández Mañueco, momento en el que se ha referido además a su socio de Gobierno, Ciudadanos, y a la figura del que será el futuro portavoz y vicepresidente de la Administración, Francisco Igea.

«Tenemos mucha tarea por delante pero no sobra fuerza e ilusión», ha destacado el nuevo presidente de la Junta, quien ha reiterado su compromiso de asumir los desafíos que tiene Castilla y León como comunidad, entre los que ha destacado como principales mejorar la calidad de los servicios públicos, combatir la despoblación, impulsar el desarrollo rural, generar empleo como motor de la economía o insistir en las políticas de transparencia y «buen gobierno».

Más información

Así, tras marcar estas líneas como básicas, Fernández Mañueco ha insistido en que el diálogo y el consenso deben ser la base de su acción de gobierno, según informa Europa Press. En este sentido, ha garantizado que se convocará una reunión del Diálogo Social con empresarios y sindicatos, ya que, a su juicio, es una «fórmula» que garantiza el progreso con «estabilidad».

A esto ha sumado su apuesta por un diálogo civil con representantes del tejido asociativo y otro institucional con las entidades locales, otras autonomías, con el Gobierno central y con la UE. «Este convencimiento del valor del diálogo nos hacer se consecuentes con nuestras propia historia», ha destacado, punto en el que ha recordado que León fue cuna del Parlamentarismo en el año 1.188.

«Prosperidad»

En este acto el nuevo presidente de la Junta ha manifestado que el objetivo con el que arranca el gobierno y que está «por encima» de cualquier otro es lograr «las prosperidad» de todos los castellanos y leoneses, un fin en el que, como ha señalado, las aportaciones de «todos» son «valiosas y necesarias».

«Un objetivo que compartimos desde un gobierno que tiene la intención de vertebrar y buscar en todo momento el equilibrio económico y social en el que se sustentan nuestro gobierno», ha aseverado.

Momento en el que Fernández Mañueco jura su cargo.
Momento en el que Fernández Mañueco jura su cargo. / C. D.

Fernández Mañueco ha destacado de este modo que una de las bases para lograr un crecimiento estable es impulsar medidas como la bajada o la bonificación de impuestos y el apoyo a pymes, autónomos y emprendedores. En su discurso se ha referido también a la agricultura y al sector primario, a la industria transformadora, la energía, la investigación y las nuevas tecnologías o el turismo y la cultura, entre otros.

Así, el nuevo presidente de la Junta ha considerado necesario trabajar porque la comunidad debe sea «más atractiva» para la inversión, tanto para inversores nacionales como internacionales. «Contamos con las condiciones necesarias para que así sea por nuestro enclave y entorno, impulsar y potenciar condiciones preferentes para poner a Castilla y León para poner a Castilla y León en el centro de los entornos de decisión económica será una prioridad», ha garantizado.

El mundo rural ha sido otro de los apartados desgrados por Fernández Mañueco en su discurso, donde se apostará por las inversiones tecnológicas, el fomento del turismo y la cultura, así como la industria agroalimentaria como ejes para la lucha contra la despoblación.

«En todas nuestras políticas, en todas nuestras áreas de gobierno habrá un foco dirigido a este problema, que no libraremos con éxito si no entendemos que se trata de un problema de España y de Europa, de las sociedad desarrolladas y que, por tanto, requiere medidas globales», ha destacado.

Así, ha insistido además en se un «gobierno transformador», «cercano y cómplice con la gente». «Un Gobierno que considere que el respeto se gana, ha honestidad se aprecia y la confianza se adquiere, con instrumentos como la lealtad, que siempre será generosa con los errores, ha honradez, el esfuerzo y el compromiso, que serán señas de identidad de nuestro gobierno», ha destacado.

«Hagamos realidad los sueños de la gente, sus aspiraciones, sus anhelos. Hagamos de esta tierra la mejor para vivir», ha concluido el presidente.

Reyes Maroro, Pablo Casado y Mariano Rajoy, entre los invitados

Mañueco juró esta mañana el cargo como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León en presencia de los miembros de la Mesa de las Cortes, encabezada por su presidente, Luis Fuentes, y con la asistencia de la ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo, la vallisoletana Reyes Maroto, en representación del Gobierno.

El nuevo presidente estuvo arropado por el líder del PP, Pablo Casado, el expresidente Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, la exministra de Agricultura y diputada por Valladolid Isabel García Tejerina, los presidentes de Andalucía Juan Manuel Moreno Bonilla y de Madrid, Pedro Rollán, y los expresidentes de la Junta Juan José Lucas, Demetrio Madrid y Constantino Nalda, así como el presidente saliente, Juan Vicente Herrera, y consejeros, entre otros cargos institucionales y políticos.

Antes de que jurará el cargo, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, deseó a Fernández Mañueco suerte, que tenga un buen criterio y decisiones acertadas en un acto que «simboliza el impulso definitivo de la décima legislatura», en una etapa con un Gobierno de coalicióen entre PP y Ciudadanos.

Tras ser elegido el pasado martes en la primera votación gracias al acuerdo de gobierno entre el PP y Ciudadanos, Mañueco se ha convertido hoy en el séptimo presidente de la historia de Castilla y León y sucederá definitivamente a Juan Vicente Herrera, en un periodo de relevo que se inició en el seno del PP hace dos años y ahora se extiende al ámbito institucional.

Rajoy a su llegada a las Cortes. En la segunda imagen, Luis Fuentes, presidente de las Cortes, saluda a Manuel Moreno Bonilla, presidente de Andalucía. En la última fotografía dos expresidentes del Gobierno regional juntos: Juan Vicente Herrera y Juan José Lucas. / Alberto Mingueza

El exconsejero de la Junta y exalcalde de Salamanca presidirá un Gobierno de coalición, con seis consejeros propuestos por el PP y cuatro, por Cs, formación que tendrá la vicepresidente y la portavocía del Ejecutivo. De estas últimas responsabilidades se ocupará Francisco Igea.

El pacto de PP y Cs relega al PSOE, formación que ganó las elecciones, a la oposición. Los socialistas cuentan con 35 escaños en las Cortes de Castilla y León en un hemiciclo en el que el PP ha bajado de 42 a 29; Cs, ha crecido de 5 a 12; y Podemos ha pasado de 10 a 2 y se encuadra en el grupo mixto con otras tres formaciones: UPL, Vox y Por Ávila, que cuentan con un procurador cada una. En total, son 81 parlamentarios, tres menos que los que cerraron la anterior legislatura a perder la Cámara tres escaños por el descenso de habitantes.