«Somos un lugar de escucha y de encuentro para niños, jóvenes y sus familias»

Víctor Rojo, en la sede de la ONG YMCA . /Henar Sastre
Víctor Rojo, en la sede de la ONG YMCA . / Henar Sastre

La entidad trabaja en programas de intervención social y actividades de ocio y tiempo libre y desarrolla acciones para la formación y el empleo

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Víctor Rojo Shaw es director de centro de YMCA en Valladolid, una entidad que comenzó a trabajar en España en 1980 y que se instauró en 2002 en Valladolid, ciudad de Castilla y León en la que tiene presencia además de en Salamanca. Los objetivos de YMCA son acompañar en el desarrollo personal a niños y jóvenes, basándose también en la importancia que tiene la familia.

¿Cómo se hace ese acompañamiento a los niños y jóvenes?

–Tenemos programas de formación y empleo y los programas de intervención social, que fueron los originarios de la entidad. Los programas de intervención social están relacionados con la infancia y la juventud y con el ocio y el tiempo libre. También tenemos un programa de refuerzo educativo en el que se hace un acompañamiento a niños de Primaria y de Secundaria en la realización de las actividades extraescolares. Vienen a nuestra sede, les ayudamos a hacer los deberes de lunes a jueves y luego los viernes disfrutan de un espacio de ocio. En periodo vacacional hay campamentos urbanos.

¿Cómo llega ese acompañamiento a las familias?

–Tenemos un programa de refuerzo educativo familiar. Son familias de origen emigrante que en colegios o en los CEAS detectan necesidades formativas y trabajamos todo lo relacionado con la formación de los niños, pero también potenciamos que los padres se involucren en esa formación, que aprendan cosas del sistema educativo y que se vinculen un poco más en todas las actividades del colegio, así como dotarles de unas pequeñas herramientas para ayudar y acompañar a sus hijos en ese proceso de educación más reglada. También tenemos un programa de familias con el que tratamos de empoderarlas y acompañarlas.

¿Qué se trabaja en el área de formación y empleo?

–Hay un programa de formación destinado a personas inmigrantes que tienen la necesidad de aprender nuestro idioma. Hay dos niveles y el año pasado atendimos a cien personas en esta formación. Muchas de estas personas son mujeres magrebíes con hijos pequeños y contamos con un espacio de guardería o ludoteca para que los niños sean atendidos en el mismo local mientras los padres asisten a las clases de español. Además, somos agencia de colocación a nivel estatal y tenemos un programa de empleo destinado a colectivos en riesgo de exclusión y otro a jóvenes inscritos en el programa de Garantía Juvenil. El objetivo en ambos programas es un acompañamiento a una persona que no está ni trabajando ni está realizando ningún proceso formativo. Un tema fundamental al que el año pasado conseguimos dar un impulso es el relacionado con la intermediación empresarial. Tratamos de captar ofertas de trabajo y trasladárselas a nuestros usuarios. El año pasado tuvimos la fortuna de captar en torno a 220 ofertas de trabajo.

¿Qué supone la entidad para los usuarios?

–Tratamos de que suponga una asociación donde puedan acudir y sentirse escuchados y respetados y sea también un lugar de encuentro. Las personas cuando vienen, en la mayoría de las ocasiones, tienen una necesidad que necesita ser cubierta y tratamos de poner las herramientas para que puedan ser cubiertas. Dentro de nuestras limitaciones, cuando nosotros no somos capaces, buscamos ayudas externas y trabajamos en red tanto con el tejido asociativo de otras entidades como con entidades públicas. La principal labor que nos transmite la gente es la escucha y el sentirse acompañado.

¿Qué demandaría a las administraciones?

–La posibilidad de tener más recursos en programas que consideramos claves y de una mayor duración. También el tener la posibilidad de tener más puntos de encuentro, la dotación de más recursos tanto técnicos como materiales, un mayor acompañamiento a las entidades del tercer sector y que la administración nos derive a las personas que pueden ser susceptibles de aprovechar nuestros recursos.

 

Fotos

Vídeos