Un medinense espera 33 días para ser operado en Castilla y León y un salmantino, 94

Intervención de un paciente en el Hospital Clínico de Valladolid. /H. SASTRE
Intervención de un paciente en el Hospital Clínico de Valladolid. / H. SASTRE

La lista quirúrgica en la comunidad baja en 4.114 pacientes y la demora en 10 días, hasta los 63 de media

El Norte
EL NORTEValladolid

La lista de espera quirúrgica de Castilla y León se redujo en 4.114 pacientes en el primer trimestre del año, hasta los 22.046, un 15,7% menos que en el mismo periodo del 2018, y la demora media se situó en 63 días, diez menos que hace un año, con un descenso del 13,6%.

Se trata, ha sostenido el consejero de Sanidad, Antonio Sáez, en rueda de prensa, del menor número de pacientes en espera de ser operados de los últimos ocho años, y como ya sucediera con los datos de final de 2018, la comunidad provisionalmente ya ha cumplido con el plan aplicado desde abril de 2016 para reducir esos parámetros.

En los tres años de aplicación del plan, que concluye a final de año, Castilla y León tiene, a 31 de marzo de 2019, 11.000 pacientes menos pendientes de ser operados que esperan 22 días menos.

Tras cumplirse, ya desde el último trimestre del 2018, los objetivos del Plan Estratégico de Eficiencia y de Control y Reducción de las Listas de Espera (Perycles), con vigencia hasta diciembre del 2019, se «mantendrá la tensión» para que a final de este año haya menos de 20.000 pacientes en espera con una demora menor de 60 días, informa Efe.

En abril de 2016, se puso en marcha Perycles para reducir la lista de espera quirúrgica en un 32% para dejarla a final del 2019 en 22.500 personas, cuando en esos momentos había 33.212, y un 23% la demora, hasta 65 días, veinte menos que los 85 de entonces.

La lista de espera se ha reducido en todos los hospitales, salvo en Soria, que «ya partía de cifras muy bajas»; y la demora media ha bajado en todos salvo también el los que ya tenían unos datos inferiores a la media regional, caso del centro soriano, el Santos Reyes de Aranda y el Santiago Apóstol de Miranda, ambos en Burgos, o el de Palencia.

La demora media para ser operado en los 14 hospitales públicos de la comunidad oscila entre los 33 días del de Medina del Campo, en Valladolid, que tiene la mínima de la comunidad, y los 94 del de Salamanca, con el máximo, aunque el consejero ha advertido de que incluso ese dato está en la media de la del Sistema Nacional de Salud, en este caso con datos a 30 de junio de 2018, que era de 93 días.

Buenos datos a nivel nacional

Se trata de datos todavía lejos de los 48 días de demora con que se concluyó 2010 o los 19.013 pacientes en espera al término de 2011, que el consejero considera de difícil comparación en cuanto que ha aumentado mucho la actividad quirúrgica; pero también de los 111 días de demora que se llegaron a alcanzar en el primer trimestre del 2013 con más de 39.000 pacientes en espera.

El consejero ha destacado el comportamiento de algunos hospitales, como los de Ávila, el Bierzo y Valladolid, que han reducido su lista de espera quirúrgica en más de un 50% respecto a los datos de marzo de 2016.

Sáez también ha incidido en que Castilla y León está entre las comunidades con mejores datos de lista de espera, y en este caso con datos hasta junio del Sistema Nacional de Salud, era la cuarta comunidad con menor número de pacientes en espera quirúrgica, con una tasa por mil habitantes de 10,1 frente a 12,9 en el Sistema Nacional de Salud, un 21% menos.

Y la demora media en junio en España era de 93 días y de 65 en la comunidad, un 30% menos; y con los datos de este trimestre Castilla y León presentaría unos de los mejores datos de espera quirúrgica autonómicos.

Sáez ha advertido de que Castilla y León es la única Comunidad que sigue una gestión de la lista de espera por prioridades clínicas, con el cien por cien de los pacientes en prioridad una, esto es los de mayor gravedad, intervenidos en menos de treinta días.

El consejero ha recordado que de los 22.000 pacientes en espera, 4.000 lo son por casos de cataratas, con otros mil por hernias inguinales, de prioridad dos o tres en su mayoría, ha concluido.