Leoneses y burgaleses son más críticos con la gestión de la Junta que los ciudadanos de Valladolid

Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca se saludan en el acto de reconocimiento a las víctimas del terrorismo./G. Villamil
Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca se saludan en el acto de reconocimiento a las víctimas del terrorismo. / G. Villamil

Los ciudadanos de Burgos y León también son más rigurosos al evaluar a los candidatos autonómicos en los sondeos encargados por El Norte de Castilla: no aprueban a ninguno

Susana Escribano
SUSANA ESCRIBANO

La gestión del Gobierno de Juan Vicente Herrera al frente de la Junta de Castilla y León recibe una valoración más agradecida entre los electores de Valladolid que entre los burgaleses y leoneses, donde son más rigurosos también al evaluar al elenco de dirigentes que optarán el 26 de mayo por ocupar el despacho que dejará libre Juan Vicente Herrera.

Noticias relacionadas

Las encuestas sociopolíticas elaboradas por GAD3 para El Norte de Castilla entre ciudadanos con derecho a voto de Valladolid, León y Burgos sitúan a los leoneses como los más críticos con la labor de la Administración autonómica, al responder casi uno de cada tres (29,6%) que la considera mala y otro 40,3% puntuar ese trabajo del Ejecutivo del PP con un regular. León presenta la bolsa más amplia de encuestados que optan por responder que no saben o no contestan, el 6,9%, y aquellos que valoran como buena la gestión de Herrera y sus consejeros suman el 23,2%.

Ese juicio es mucho más riguroso que el que plasman en el sondeo demoscópico los ciudadanos de Valladolid, donde el porcentaje que califica mal a la Junta es el 20,5%; regular, el 46,4%; y le pone buena nota el 28%. El 5,1% opta por no valorar esa gestión autonómica. A mitad de camino se sitúa Burgos. El peso de los encuestados que aprueba holgadamente el resultado del trabajo del gabinete de su paisano Juan Vicente Herrera, es el 23,2%, cifra similar a la de León. A diferencia de estos últimos, en Burgos baja el número de indecisos (4,7%)y de los que consideran mala esa labor (25,4%) y crece el porcentaje de los que dan un regular al Gobierno autonómico (46,5%).

Valladolid, León y Burgos aportan a las Cortes de Castilla y León 40 de los 84 procuradores actuales y 39 de los 81 que tendrá el hemiciclo autonómico a partir de junio, puesto que se pierde un escaño segoviano, otro salmantino y uno más leonés a causa del descenso de población en esas provincias.

La valoración más positiva en el ámbito autonómico de los 502 encuestados de Valladolid (seleccionados por sexo y edad de manera proporcional al padrón y entrevistados por teléfono) se traslada también a la evaluación de los dirigentes que encabezarán los carteles electorales a la Junta el próximo 26-M. Por tramos de edad, los votantes más jóvenes, de 18 a 29 años, son los que los más positivos en su evaluación a los líderes políticos, seguidos de los jubilados. Los 400 participantes de León y Burgos son más críticos.

Por ocupación, los únicos que conceden un aprobado general a todos los dirigentes son los estudiantes de Valladolid, puntuando por encima de 6 a Alfonso Fernández Mañueco (PP), Pablo Fernández (Podemos) y Francisco Igea (Cs); con un 7 a José Sarrión (IU) con y un 9 al leonesista Luis Mariano Santos. En este último caso el 6,6 que obtiene de media es la nota más alta de todos los políticos en las tres encuestas, pero en el caso de Valladolid el porcentaje de los que aseguran que le conocen es bajo, el 27,3%, y es una circunscripción en la que UPL no presenta candidatura a las Cortes.

El otro dirigente que aprueba entre los votantes vallisoletanos es Francisco Igea, con un 5,2. A partir de ahí, nadie llega al suficiente. Pablo Fernández es el que obtiene menor puntuación en Valladolid (4,1), y en León (3,8, una décima menos que José Sarrión). En Burgos es el peor valorado entre los cabezas de cartel que se presentan en todas las provincias, con un 3,7, en una clasificación que cierra el de UPL (3,6), que allí no tendrá papeleta.

Igea, el mejor valorado por los votantes de otros partidos

Las primarias de Cs en Castilla y León han consolidado la imagen de candidato de quien las ha ganado contra viento y marea. Francisco Igea es el único cabeza de cartel de un partido con proyección autonómica que aprueba y es el que menos rechazo provoca entre los electores de otros partidos. En Valladolid, el candidato de Ciudadanos recibe buena valoración de los votantes del PP, PSOE e IU y por delante de Mañueco entre los de Vox; en León le aprueban los del PP, que casi hacen lo mismo en Burgos y los simpatizantes de Vox de otorgan una nota intermedia

Por ámbito laboral, los parados puntúan mejor en Valladolid a Igea y a Fernández; en León a Sarrión y, en Burgos, al socialista Luis Tudanca. Mañueco obtiene su mejor valoración de los estudiantes de Valladolid y de las amas de casa de esta ciudad y de Burgos. La peor para el popular parte de los funcionarios y los estudiantes de León y de los trabajadores burgaleses del sector privado.

Luis Tudanca aprueba en Burgos, provincia por la que es procurador, entre los electores jóvenes y los que se declaran votantes del PSOE. Estos le otorgan un 5,8, puntuación por debajo de la que dan a Mañueco (6,3), Fernández (6) y Sarrión (6,3) los encuestados de sus formaciones políticas. Los participantes que menos nota asignan a todos los dirigentes son los que apuntan que votarán a Vox, pero tanto en Burgos con en León aprueban a Alfonso Fernández Mañueco.