Javier Amoedo defiende mañana el informe sobre las 3.888 quejas de 2017

Juan Vicente Herrera saluda a Javier Amoedo en presencia de Silvia Clemente./El Norte
Juan Vicente Herrera saluda a Javier Amoedo en presencia de Silvia Clemente. / El Norte

El Procurador del Común lleva un año esperando sustituto. Esa situación de interinidad y las duras críticas que ha recibido del alcalde de Valladolid marcarán la cita en Salamanca

S. ESCRIBANO

Javier Amoedo defiende mañana 16 de mayo, en Salamanca, la gestión de las 3.888 quejas que ciudadanos y asociaciones presentaron ante su departamento en 2017 al considerarse maltratados por las administraciones de Castilla y León.

El Colegio Arzobispo Fonseca acogerá la cita anual del Procurador del Común ante las Cortes. No será un pleno como el de otros años. Javier Amoedo cumplió en abril un año en funciones, con su mandato agotado y a la espera de sustituto. PP y PSOE no han acordado la persona que tomará el relevo, pese a que desde el partido de la oposición confiaban hace unos meses en que el nuevo Defensor autonómico defendiera el informe de gestión del 2017.

Entre enero y abril, casi 400 quejas

Javier Amoedo defiende el balance de gestión de 2017, pero es mayo y el calendario de 2018 avanza hacia el ecuador. A fecha de 4 de abril, habían llegado hasta la Procuraduría del Común 383 quejas. Las cifras provisionales auguran un año con menos volumen de expedientes, salvo que aflore alguna campaña como la de la carretera de Porto o las que en años anteriores pidieron la reapertura de urgencias rurales o se quejaban del ajuste en un colegio concertado de Palencia. De esas 383 quejas, 45 reclamaban por posibles irregularidades en procesos de oposiciones.

A esa situación de interinidad de Javier Amoedo, que en este año cumple 81, se suma la polémica que han generado las críticas del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que ha tachado al Procurador del Común de parcial y de investigar quejas y dictar resoluciones que benefician a los intereses de la Junta y el PP. A eso ha añadido el regidor del PSOE que el Procurador no está en lo que debe a causa de su edad. Todos los dirigentes autonómicos, salvo el socialista Luis Tudanca, han reprobado esas valoraciones del regidor vallisoletano.

Con ese telón de fondo tomará la palabra Javier Amoedo para resumir ante los procuradores la labor de su equipo en un año en el que las quejas aumentaron el 35%, con 1.361 expedientes más que en 2016. El balance está abultado por el aluvión de escritos registrados por el deterioro de la carretera que une la localidad zamorana de Porto, en la zona de Sanabria, con la comunidad gallega. Una demanda histórica, de años. La vía, que depende de la Junta, está en muy mal estado y el año pasado se puso en marcha una campaña de presentación masiva de quejas ante el Procurador del Común.

Uno de cada tres expedientes registrados en 2017 (el 35%) fueron contra la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y uno de cada dos de estos (el 52%) reclamaban el arreglo de la carretera de Porto. En total: 680.

El Procurador del Común actuó a iniciativa propia, de oficio, en 21 ocasiones, para investigar asuntos como la situación de la sanidad en las zonas rurales, la eliminación del amianto o asbesto en instalaciones educativas o la seguridad de los castillos hinchables infantiles.

Amoedo decidió, a lo largo de 2017, denunciar ante la Fiscalía a seis ayuntamientos que se negaron a facilitarle información. Se trata de Matallana de Torío y Villarejo de Órbigo, en León; Villalba de los Alcores, en Valladolid; y Toro, Manzanal de Arriba y Villamayor de Campos, Zamora. Cuatro de ellos reaccionaron. Seguían sin colaborar los responsables municipales del vallisoletano y de Villamayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos