La obra pública recoge más de 700 millones con las inversiones en Castilla y León

Últimos remates en los accesos a la autovía A60 en el nuevo tramo Puente Villarente-Santas Martas que se inaugurará en pocas semanas. /Carlos S. Campillo
Últimos remates en los accesos a la autovía A60 en el nuevo tramo Puente Villarente-Santas Martas que se inaugurará en pocas semanas. / Carlos S. Campillo

Las administraciones aceleran las licitaciones por la nueva Ley de Contratos y el final de la legislatura

El Norte
EL NORTEValladolid

Un espejismo vive el sector de la construcción con el volumen de inversión que tienen las administraciones públicas sobre la mesa y que si cumplen la palabra dada, se convertirán en contratos con carga de trabajo para los próximos meses en Castilla y León. Los 700 millones de euros marca un récord inversor, pues esta cantidad se acerca a la licitación registrada en todo 2017, informa Ical.

Detrás de las buenas noticias que han dejado los anuncios del Gobierno, la Junta, las diputaciones y los ayuntamientos está en gran parte, según la Cámara de Contratistas de Castilla y León, la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos del sector público, una normativa que revoluciona los procedimientos y que hizo que las administraciones adelantaran a la primera mitad del año sus concursos para sortear los cambios que introduce esta norma, aprobada en noviembre de 2017.

Las prisas de las administraciones por sacar a concurso las obras prometidas en los presupuestos se explican también para los contratistas por el fin de mandato al que se enfrenta la Junta de Castilla y León, las diputaciones y los ayuntamientos, así como la holgura que le permite la recuperación a las arcas del Estado, que tiene previsto un mayor gasto público en inversiones para este ejercicio.

El gran número de expedientes, que han puesto en apuros a algunas empresas, avanzan solo en la primera mitad del año una inversión cercana a los 717 millones que las tres administraciones licitaron durante todo el ejercicio pasado. Por tanto, los contratistas, inundados de inversiones en los primeros meses, estiman que la inversión este año será superior a la de 2017, aunque no todos los contratos anunciados han dado pasos en firme, con la apertura de ofertas.

Estas inversiones resarcen a las empresas de la construcción, que se enfrentaron en 2017 a un año «catastrófico» en Castilla y León, después de que la licitación se situara en un volumen similar al del año 1992, pese a que el Producto Interior Bruto (PIB) rozó el tres por ciento. De hecho en el primer semestre, las administraciones sacaron al mercado 251 millones, mientras que en este 2018 vieron la luz unos 700 millones, lo que triplica aquella cifra.

De hecho, los tres primeros meses ya anticiparon la evolución de la obra oficial este ejercicio. El importe de las licitadas en Castilla y León ascendió a 276 millones de euros, de los que se licitaron 151,4 millones, lo que supuso el 10,7 por ciento de la inversión prevista para este año, 1.413 millones. De esta forma, al cierre del primer semestre, antes del parón estival, las administraciones ya habían alcanzado un grado de cumplimiento del 50 por ciento, un porcentaje muy superior al de otros años.

La licitación pública de todo el 2018 se situará en torno a los 929 millones

En este sentido, los cálculos de la Cámara de Contratistas de Castilla y León indican que la licitación pública de todo este año se situará en torno a los 929 millones, una cifra a la que ya se acercan las administraciones. En todo el país, el Ministerio de Fomento licitó entre enero y julio obras por importe de 2.143,1 millones de euros, frente a los 1.037,7 millones del mismo periodo del año pasado, según datos de la patronal de grandes constructoras Seopan, es decir, se duplicó la inversión pública.

El presidente de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual, reivindicó la puesta en marcha del modelo concesional en la comunidad. En su opinión es la única alternativa que tienen las administraciones para promover la construcción de infraestructuras pendientes, en un contesto económico en el que cada vez el hueco que deja el gasto público a las inversiones en los presupuestos es menor.

No obstante, Pascual reconoció las dificultades que entraña la vía de la concesión en España. De hecho, el Ministerio de Fomento contempla acometer con cargo al Presupuesto público la construcción de algunos de los tramos de autovía cuya construcción está inicialmente prevista en el Plan Extraordinario de Inversión Carreteras (PIC) que dejó en marcha el anterior ejecutivo.

Hacia el sector privado

Todas estas circunstancias, explicó el presidente de los contratistas, ha dirigido el negocio de las constructoras hacia el sector privado, de forma que la obra oficial que representó un tercio de su actividad, ahora tan solo aporta uno de cada diez euros que mueven. Además, advirtió de que los grandes grupos ya tiene entre un 25 y un 50 por ciento de su cartera de trabajo hacia el exterior.

La inversión pública prevista por las administraciones se sitúa en los 1.413 millones, de los que se adjudicarán 630, un 45 por ciento de lo inicialmente anunciado. La administración central recuperará posiciones con 522 millones, si bien licitará 310, que beneficiarán especialmente a León, Palencia y Salamanca; la autonómica, manejará 571 millones y sacará a concurso 370, que primarán a León, Salamanca y Burgos, y la local contempla 320 millones, con 250 de licitación.

En conjunto, las provincias de León y Salamanca, según los contratistas, serán las que reciban un mayor montante de inversión pública durante este año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos