En pie de guerra opositores que creen que aprobaron el examen anulado para puestos de bedel, camarero y limpiadores

Una participante en una oposición de empleo público espera con su carné para entrar a una prueba./H. Sastre
Una participante en una oposición de empleo público espera con su carné para entrar a una prueba. / H. Sastre

Emprenderán acciones legales contra la decisión de la Junta tras destacar que la Administración reconoce que todas las preguntas estaban en el temario de una convocatoria con 18.883 inscritos para 384 plazas

S. ESCRIBANO

Un grupo de casi cuarenta aspirantes a lograr una de las 384 plazas de personal de servicios (bedeles, camareros y limpiadores, principalmente) que afrontaron en junio el examen convocado por la Junta y que ha anulado la Consejería de la Presidencia se han organizado para intentar que no se repita esa prueba. Entienden, tras cotejar sus respuestas con la plantilla de soluciones, que han aprobado. Para esta convocatoria, que se ha encargado de organizar la Consejería de Educación, se inscribieron 18.889 opositores, 49 por plaza ofertada.

El examen, de 80 preguntas tipo test, fue objeto de 132 recursos de aspirantes que valoraban que había cuestiones, sobre todo las de normativa, de una dificultad desproporcionada y que no se ajustaban al temario y otras que debían centrarse en el terreno práctico que eran claramente teóricas. Las quejas sobre el nivel de las preguntas del cuadernillo no han cesado desde el día del examen, a primeros de junio. A los opositores a estas nóminas del entorno de los 850 euros se les exigía certificado de estudios, una titulación acorde con el escalafón más básico de la escala laboral de la Administración. Un nivel totalmente desacompasado, a juicio de representantes de CCOO, UGT y CSIF, con preguntas para «pillar» a expertos en leyes por su contenido y por lo «enrevesado» de la redacción de las cuatro posibles respuestas entre las que los examinados debían elegir la correcta.

Preguntas del tenor de si los miembros de las Cortes generales están ligados por mandato imperativo, si es atribución de la Junta personarse ante el Tribunal Constitucional por iniciativa propia, si son retribuciones diferidas las gratificaciones por prolongación de jornada laboral, si los entes públicos de derecho privado deben sujetar su actuación al derecho privado cuando ejerzan potestades públicas, o si el Estatuto de Autonomía cede a la comunidad el rendimiento del Impuesto Especial sobre productos intermedios estaban incluidas en el ejercicio, junto a otra que diseccionaba con minuciosidad los artículos de la Ley de Gobierno que regulan las «encomiendas de gestión» por las que los consejeros de la Junta encargan la gestión de obras a otros organismos.

Responsables de la Consejería de la Presidencia, organismo sobre el que recae la gestión de los empleados públicos de la Junta, han decidido estimar estos recursos y anular un examen que el tribunal ha mantenido sin corregir, puesto que la presentación de los recursos propició que se suspendiera el proceso selectivo hasta la resolución.

El grupo de opositores que se considera perjudicado con la invalidación del examen ya alegó cuando se presentaron los recursos que todas las preguntas estaban incluidas en el temario, extremo que confirma la Consejería de la Presidencia. Este órgano anula la prueba por entender que un 30% (13 de 40) de las preguntas orientadas a cuestiones prácticas eran de un marcado carácter teórico al referirse «a denominación de leyes o numeraciones de artículos» y que eso es contrario a la convocatoria. Estos opositores que preparan acciones legales consideran que eso no es correcto y que el examen se ajustaba a la convocatoria.

Los aspirantes que creen que han aprobado el examen se han organizado a través de un grupo telefónico y trabajan en las acciones legales que ejercerán para intentar revertir la decisión de la Junta y evitar la repetición de la prueba. «Era un examen complicado, pero ajustado a la convocatoria y lo hemos superado después de mucho esfuerzo, por lo que somos los auténticos perjudicados con la anulación», resalta una de las integrantes de este grupo de opositores, que asegura que sienten que los sindicatos han tomado partido por los que han suspendido por el único interés de lograr afiliaciones.

El grupo de opositores que se opone a la repetición de la prueba ofrece información a otros posibles aspirantes a estas plazas que se sientan perjudicados con la decisión de la Junta marijosecarre@gmail.com y karolpecu2000@yahoo.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos