Los frutos secos, el menú del otoño