La falta de tutores impide formar a 87 médicos residentes en la región

Centro de Salud de San Lorenzo (Segovia). :: ANTONIO DE TORRE/
Centro de Salud de San Lorenzo (Segovia). :: ANTONIO DE TORRE

Sacyl pide aumentar el número de docentes para poder incrementar las plazas y formará especialistas de Familia en 17 centros de salud rurales

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

La Atención Primaria ha perdido más de 60 docentes para formar mir en diez años. La falta de reconocimiento, las jubilaciones, la carencia de puntuación en los traslados y la desmotivación reducen progresivamente el número de instructores. Por ello, el problema de falta de médicos, no en todas las especialidades, pero especialmente en los centros de salud no es solo una cuestión de sacar suficientes plazas para especializar recién titulados sino de contar con docentes.

De hecho, las plazas ofertadas para Castilla y León han sido 576 plazas, insuficientes aunque supone haber podido acreditar 94 plazas más que el ejercicio anterior. Pese a ello, explican fuentes de la Consejería de Sanidad, «se han dejado de ofertar 87 plazas por motivos de falta de capacidad docente de algunos centros». El incremento en 26,8% de las plazas para formar especialistas no resulta suficiente para paliar carencias.

Desde este martes y durante un mes, los médicos podrán presentar las solicitudes para optar a las plazas de formación sanitaria de 2020, con 576 plazas en el caso de Castilla y León, el 26,9% más que en la anterior convocatoria, aunque la comunidad podría ofertar hasta 663, 87 más. La orden del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que convoca la prueba no precisa aún la fecha aunque suele ser entre finales de enero o principios de febrero.

Sanidad impulsa la formación de facultativos de Primaria en las zonas rurales

Castilla y León tiene por lo tanto 663 plazas de formación acreditadas aunque la oferta aprobada por el Ministerio de Sanidad y acordada con las comunidades el pasado 29 de julio es de dichas 576, frente a las 454 de la convocatoria del presente ejercicio, las plazas de médico de Familia son 170, con otras 82 en enfermería familiar y comunitaria y 24 en pediatría y áreas específicas. En formación especializada hospitalaria se ofertan en Castilla y León, 242 plazas aunque tiene acreditadas hasta 304, 62 menos de las posibles. A este respecto, la consejera de Familia, Verónica Casado, explica que esas 62 «corresponden a especialidades, a diez en concreto, en las que tenemos exceso y no carencia. El problema no es solo de falta de médicos sino de que las plazas que se sacan no se corresponden con necesidades».

A dicha oferta se suman otras 252 de formación en unidades multiprofesionales de medicina familiar y comunitaria y unidades docentes, que se ofrecen fundamentalmente en centros de salud. Otras 25 son en unidades de salud mental y psiquiatría, con 17 de ginecología y obstetricia, 23 en unidades de psiquiatría, 2 en geriatría, cinco en medicina preventiva y salud pública y diez en salud laboral y medicina del trabajo.

Por su parte, el sindicato UGT ha pedido a la Consejería de Sanidad que se oferten todas las plazas de formación acreditadas; ya que en la convocatoria de 2020 se ofrecen menos del 80%

Entre las posibles medidas que maneja la Junta para poder formar más médicos de Atención Primaria está la de aumentar el número de tutores y la de abrir la puerta a la docencia en los centros de salud rurales.

La comunidad cuenta con cien centros de salud acreditados para la formación de profesionales de Medicina de Familia y Comunitaria; de los que 83 están ubicados en el medio urbano. Los 17 restantes se distribuyen entre los dos de Burgos (Rural Norte y Rural Sur); tres de León (Santa María del Páramo, Trobajo-Valverde de la Virgen y Valencia de Don Junta); uno de El Bierzo (Bembibre); cinco de Soria (El Burgo de Osma, Ólvega, San Esteban de Gormaz y Soria rural) y seis de Valladolid (Cigales, Peñafiel, Portillo, Tudela de Duero, Íscar y Medina del Campo rural).